RINCÓN del TIBET

No esperes que se termine el año, para dar gracias …

el año

No esperes que se termine el año, para dar gracias por lo ganado y lo perdido…

A todos nos sensibiliza la idea de que se termine el año, la cercanía de las campanadas, la nostalgia de muchos o la alegría excesiva de otros, el hecho de saber que finaliza un año, con todas sus vivencias, experiencias, pérdidas, ganancias y aprendizajes, el caso es que cuando se acerca ese final, llegan los recuerdos y el conteo de todo lo que ese año dejó y se llevó de nuestra vida.

Todos venimos al mundo con las manos vacías. Cuanto adquirimos después es ganancia. Salustio

Curiosamente, esta sensibilidad nos hace un poco más conscientes de nuestra existencia, de nuestra humanidad, nos hace mas solidarios y más compasivos, quizás hubiera sido bastante provechoso haberlo practicado durante todo el año, pero son estos momentos los que nos permiten renacer ese sentimiento de que no estamos solos en este mundo que nos tocó habitar.

Todos tenemos una balanza que hacer cuando se termina el año, no debemos esperar hasta el último momento para hacer una introspección de lo que ganamos o perdimos durante ese año transcurrido, todo lo que acontece en nuestras vidas es un aprendizaje, por dolor o por alegría, por triunfo o fracaso, por nuevas compañías o personas que nos abandonan materialmente, siempre es una emoción que queda sembrada en el alma.

Las ilusiones perdidas, son verdades halladas. Eduard Douwes Dekker

Cuando miramos atrás, nos daremos cuenta de los errores que cometimos, de las decisiones que debieron ser distintas y de aquello que no nos atrevimos a hacer en el año, quisiéramos cambiar cosas, agregar otras y jamás haber tenido que pasar por ciertos momentos, sin embargo, algo muy cierto, es que debemos tener la voluntad de agradecer…

El agradecimiento trae apertura, aceptación, representa la libertad de poder lidiar con aquello que nos tocó vivir, agradecer por lo ganado, por aquello que sumamos a nuestras vidas y que nos dio alegría, regocijo y motivación, pero lo perdido, aunque cause dolor, también tiene una gran motivación en nuestra vida, muchas veces hasta más que aquello que nos causa alegría, las pérdidas tocan la parte más profunda y sensata de nuestra alma, elevan nuestra intuición y despiertan la sabiduría, pues indudablemente, el sufrimiento es una manera más rápida y directa de que surja la necesidad de conectarse con esa luz interior que nos sirve de aliciente para tolerar cada peldaño de nuestra existencia.

A los que tienen paciencia, las perdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas. Luis De Granada

Sea cual sea tu experiencia en el año que se marcha, agradece, por cada persona que paso por tu camino, por los que se quedaron y los que continuaron, por los instantes de felicidad que pudiste experimentar y por cada lágrima derramada que te hizo más fuerte, pero sobre todo más humano.

Agradece cada oportunidad que llegó con cada nuevo día, las sonrisas, las miradas, las caricias, los gestos, lo que conservaste de este año y lo que dejaste ir…pero especialmente debes prepararte, en agradecimiento, para recibir todo aquello que te depara un nuevo comienzo, que más allá de ser un año más en el calendario, es un nuevo inicio, un nuevo amanecer.

Aprovecha esa sensibilidad que llega con las despedidas y agradece por tu vida, por lo que tienes y lo que indudablemente debió irse, pues pase lo que pase, la vida continúa y siempre da una nueva oportunidad a cada vida…

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda