RINCÓN del TIBET

La riqueza es como el agua salada, cuanto más se bebe más sed produce

La riqueza es como el agua salada, cuanto más se bebe más sed produce

A todos en la vida nos complace gozar de bienes materiales, disfrutar de comodidades, necesidades satisfechas y si es posible algunos lujos, superfluos cierto, pero placenteros finalmente, el caso es que no es cuestión de juzgar las posesiones de nadie, hay quien bien ha alcanzado lo que materialmente ha podido y ha establecido en su vida un mínimo o un intermedio de seguridad, hay los que gozan de una gran tranquilidad económica y no faltan quienes amasan grandes fortunas de dinero.

Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas. Benjamín Disraelí

 

La riqueza suele convertirse en un placer insaciable, así entre más se tiene más se desea, esto es prácticamente un factor común entre quienes viven su vida dedicados a producir dinero, acumular bienes y riquezas, no importa la manera de ganarlo, las riquezas son un pozo sin fondo del que siempre se deseará beber más.

Quienes suelen entregarse a las riquezas, delegan sus prioridades, lo realmente valioso e importante en la vida queda relegado, muchas veces de manera inconsciente, simplemente cuando se llega a cierto nivel todo se convierte en un vicio y se vive para mantener ese nivel y quienes logran liberarse de tal responsabilidad, deben de igual manera velar constantemente por quienes están bajo su mando, pues el dinero no resulta ser amigo fiel de nadie.

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia. Epicuro de Samos

 

Se trata entonces de priorizar, de valorar y de saber hasta que punto somos capaces de sostener una lucha por logros materiales, si bien el placer de las riquezas puede dejar atónito hasta al más humilde, también es cierto que es un camino amargo y de despertar forzado, de allí tanto desequilibrio en el mundo, porque se ha perdido el norte y la virtud de la vida, para dejarla en el placer efímero de la riqueza.

Trabajar por lo que se quiere, por lo que pensamos nos conviene es lo justo, disfrutar de las ventajas que alcanzamos materialmente es inteligente, pero dejarnos sumir en el océano profundo de la riqueza no saciada, seguramente solo nos traerá desdicha.

Es locura manifiesta vivir precariamente para poder morir rico. Juvenal

 

Aprende a discernir entre lo verdadero y lo temporal, qué es lo que realmente perdurará y qué es aquello que solo pasará, que no representa progreso en el ser, que no revela amor y humildad…cada cosa en su lugar, siempre hay un lugar para cada cosa, pero si no miramos hondo y no nos percatamos de hasta donde nos puede llevar el dinero, sufriremos una larga caída, no por el hecho de perderlo todo, que es lo menos importante, sino por el tiempo perdido o mejor dicho, mal invertido.

Aprovecha las oportunidades, equilibra las cosas, pesa en la balanza, mide en el tiempo y ten la agudeza de discriminar aquello que realmente te dará felicidad, que cabe decir, no siempre es lo primero que nos llega ni lo que nos parece maravilloso, algunas veces los momentos más felices son los más simples y serenos, aquellos que no somos capaces de percibir, en cambio, las riquezas deslumbran, obnubilan y paralizan la mente…mantenerse alertas a esto te dará muchas ventajas en la vida.

 

También te invitamos a visitar:

Qué poco tiene el que mucho hace alarde…

Los hombres creen que ganar dinero y dar órdenes son las ……………..

50 de las Mejores Cosas de la Vida Para las que no Necesitas Dinero

el tiempo es mas valioso que el dinero, puedes conseguir más tiempo ……

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda