RINCÓN del TIBET

Optimismo inteligente: Ser feliz de una manera incomprensible

Optimismo inteligente: Ser feliz de una manera incomprensible

Todo en la vida es cuestión de enfoque, hay quienes pasan su vida quejándose y lamentándose de lo que perdieron y lo que lograron y hay quienes logran ver siempre mas allá de las apariencias y aprenden a sacar bien del mal y del mal el menos.

Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; un optimista ve la oportunidad en cada dificultad. Winston S. Churchill.

 

La manera de ver la vida es definitivamente una cuestión de actitud, siempre sentiremos satisfacción en algunos casos y decepción en otros, sin embargo, la diferencia radica en la capacidad que tenemos de agradecer y comprender lo que está sucediendo en nuestra vida y si bien no tenemos siempre las respuestas requeridas en el momento esperado, la paciencia suele hacerse la mejor consejera.

Hay quienes siempre mantienen buena cara ante los malos tiempos y los acompaña siempre la esperanza de una nueva posibilidad, cada momento para ellos es una oportunidad y si bien tienen sus momentos de tristeza y dolor, suelen salir rápidamente de ellos con su propia actitud y convencimiento de que las cosas pueden cambiar en un solo instante.

Incluso la noche más oscura terminará y el sol saldrá. Victor Hugo.

 

Todo se reduce a la simplicidad o complejidad con la cual solemos ver las cosas, existen personas optimistas y positivas que han logrado adquirir la sabiduría necesaria para ver lo mejor de lo peor y sacar la luz de las situaciones mas oscuras, otras en su lugar, les resulta un tanto complicado trascender un obstáculo o alguna situación dolorosa, de igual manera no deben ser juzgados, pues generalmente todo obedece a su ancla con algún sufrimiento muy marcado en su vida.

Existen personas que temen arriesgar toda su vida, les resulta difícil tomar decisiones que impliquen cambios sencillos o trascendentales, sin embargo, siempre les acompaña la amargura de no haberlo hecho, de no haberse atrevido o la angustia de lo que pueda pasar, viven temerosos y prefieren evitar todo lo desconocido, estas personas siempre le verán las espinas a las rosas…

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas. William Arthur Ward.

 

Sin embargo, muchas personas que han tenido que enfrentar situaciones duras en su vida, logran transformar su visión de las cosas y suelen ser esas personas que vemos que no se inmutan ante nada, nada para ellas puede ser tan malo, pues a su parecer ya han sufrido lo peor que pudiera pasarles, incluso su visión ante la muerte cambia y el temor suele irse para siempre.

Estas personas siempre verán la rosa por sobre la espina, la cual solo será un alerta de que aún las cosas más hermosas y delicadas suelen tener un lado cuidadoso…

 

También te invitamos a visitar:

Las emociones positivas son el mejor arma contra la adversidad

¿Curas o agravas tus heridas? 10 hábitos de las personas resilientes

9 secretos de las personas que transmiten energía positiva

Las buenas personas también tenemos derecho a decir basta

 

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda