RINCÓN del TIBET

Grandes técnicas de meditación infantil

Entender que nuestra mente y cuerpo deben estar en sintonía, es la clave de la salud física y emocional. Dicho equilibrio, es fundamental en el desarrollo personal y por lo tanto, un factor a considerar en la educación de nuestros hijos. Para ello, hemos recopilado diversas técnicas de meditación infantil y juegos que te ayudarán a iniciarlo en este mundo.

técnicas de meditación infantil
Foto de Gabby K en Pexels

4 técnicas de meditación para niños

 

Meditación por movimiento

El yoga es la combinación perfecta entre relajación y concentración. Lo mejor de todo, es que es una forma genial de hacer que los niños se ejerciten. Esta actividad, es normalmente dirigida a niños mayores de 4 años. En este punto, ya tienen control completo de sus movimientos y lo disfrutarán.

Es importante considerar que las posturas son diferentes para los niños. Por ende, deben tener vigilancia para no lastimarse. Existen miles de posiciones divertidas y fáciles de realizar. A continuación, te dejaremos un vídeo para que puedas practicar en casa.

Meditación por concentración

La concentración en la respiración es una excelente forma de comenzar. Cuando se está más avanzado podemos enfocarnos en un pequeño mantra o alguna imagen.

Para esto, solo es necesario permanecer sentados con las manos sobre el abdomen. De esta forma tomaremos consciencia de la respiración mientras vemos y sentimos como se eleva y desciende nuestro abdomen.

Esta actividad es perfecta para las diversas etapas del desarrollo. En lo que respecta al tiempo, es importante respetar los ritmos de cada pequeño. Hay quienes pueden permanecer 5 minutos sin problemas y otros más inquietos que lo harán por 30 segundos. Lo importante es convertirlo en una actividad lúdica que los niños deseen realizar.

Los sentimientos van y vienen como las nubes en un cielo ventoso. La respiración consciente es mi ancla. – Thich Nhat Hanh

Cultivo de emociones positivas

Una de las técnicas de meditación infantil más conocidas, es la meditación Metta Bhavana. Esta práctica budista se traduce como el cultivo de amor y bondad. Su realización, promueve la armonía con nosotros mismo y quienes nos rodean.

En niños, logra mejorar su autoestima y como se relaciona con los demás; alejando los miedos y fomentando la compasión y empatía.

Para ello, debemos encontrarnos en una posición en la que nos sintamos cómodos. Con los ojos cerrados nos iremos visualizando a nosotros mismos, pensando en nuestras virtudes y lo felices que somos; recuperando el sentimiento de amor hacia nosotros y quienes lo necesiten.

Este tipo de meditación se realiza mediante una guía. Si la has practicado antes, puedes guiar a tus niños durante el proceso. Si no es así, te dejamos este vídeo que puedes usar.

Atención sensorial

Esta forma de meditación es una de las preferidas por los niños. Se basa en poner nuestra atención en lo que vemos, oímos, olemos o sentimos. Su uso favorece la concentración y puede realizarse en cualquier lugar.

Ya sea de camino a clases o en un paseo por el jardín, solo debes pedirles a los niños que se concentren. Pueden ser los sonidos de los animales, los árboles que ve, los olores que percibe o como se siente la tierra en sus manos. Logrando de esta forma, enfocarse y no dejarse agobiar por el conjunto de las cosas que representan.

Juegos infantiles para aprender a meditar

 

Técnicas de meditación infantil: niños menores de 3 años

En esta etapa, el mayor aprendizaje es a través de la imitación. Los pequeños aprenden sus conductas básicas al ver a sus padres. Por lo tanto acercar a tu pequeño unos minutos antes de tu meditación para que vea como lo haces es la mejor forma de influir positivamente en ellos.

Puedes tenerlo en brazos o dejarlo estar cerca durante el proceso. Al ser pequeños solo estarán unos minutos y eso será suficiente para su inicio.  Recuerda que los niños observan las reacciones de quienes los rodean y suelen actuar como ellos.

Niños entre 3 y 9 años

En esta etapa, lo ideal es utilizar elementos que le permitan enfocar su atención de forma fácil y divertida. Aquí te dejamos algunos ejemplos.

  • Una rana compañera

La metáfora de la rana es bien conocida y fácil de explicar. Se utiliza para ayudar a focalizar nuestra atención en la respiración. Solo debes explicar cómo la rana logra inflar su cuerpo mientras respira, lo que hace que puedes verla subir y bajar despacio. Es lo mismo que se debe hacer cuando estamos ante emociones fuertes: inhala y exhalar hasta que la calma vuelva a nosotros.

Otra opción bastante factible, es colocar el peluche sobre su cuerpo acostado mientras respiran. Así ellos podrán ver el movimiento y concentrarse en ello.

  • Lectura

Las historias son una técnica de meditación infantil que sirve como punto de partida increíble para enfocarnos. Para ello, nada mejor que lecturas relajantes que evoquen calma y tranquilidad. Si estás iniciando, lo mejor es incorporarlas a las rutinas antes de dormir. De esta forma, se asociará este tipo de actividades a un estado de relajación y acudirá a ellas cuando lo necesite.

  • El estado meteorológico

Uno de los mayores problemas que se presentan, es la incapacidad de manejar nuestras emociones de forma adecuada. Es ahí cuando los gritos y golpes tienen lugar. Para evitar esto y enseñar a los niños a asimilar lo que sienten, podemos compararlo con un estado meteorológico.

Lluvia, sol o tormentas, es una forma de describir las cosas cuando estamos felices o agobiados. El entender que son condiciones normales y cambiantes es parte de los procesos de aceptación. Al mismo tiempo, logran comprender que aunque no pueden cambiar el tiempo o sus emociones; si pueden mejorar cómo se relacionan con ellos.

  • Hora de moverse

Para esta dinámica, solo debes proponer a los niños que salten durante 30 segundos o un minuto. Luego, diles que se sienten, cierren los ojos y lleven sus manos al pecho para enfocarse en sus latidos y respiración.

El tomar conciencia de sus sensaciones corporales y hacerles ver como un estado alterado vuelve a la calma, es la clave de esta actividad. En adicional, les mostramos como los movimientos pueden ayudar a gestionar las emociones.

técnicas de meditación infantil
Foto de Gabby K en Pexels

Niños mayores de 8 años

En esta edad ya los conceptos de consciencia y emoción son mucho más fáciles de asimilar. Del mismo modo, pueden participar en meditaciones guiadas de corto tiempo. Así como historias reflexivas a través de cuentos, ya que estos son de gran atracción para ellos.

Ya sea a través de libros que conduzcan al estado meditativo o guías cortas que lo ayuden a enfocarse y reflexionar; es importante prepararlos para autorregular sus emociones en esta etapa. Los mantras cortos pueden usarse en esta edad, así como el cultivo del amor y la empatía.

Inculcar estas actividades en los más pequeños es un proceso largo que requiere de paciencia y comprensión. No olvides que el objetivo final es que se relajen y diviertan, así que comparte con ellos y goza de estas técnicas sencillas de meditación infantil.

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda