Tu tiempo es muy valioso – Reflexiona sobre las 6 maneras más comunes de malgastarlo

El tiempo es sin duda uno de las variables más incomprensible y limitante que puede afectar la vida de cada uno de nosotros. La mayoría nos quejamos de no tener suficiente tiempo, sin tomarnos un momento para evaluar, cómo invertimos lo que tenemos.

“Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo…”

–Facundo Cabral–

 

Las causas por las cuales sentimos que estamos desperdiciando nuestro tiempo siempre son diversas, pero acá dejamos algunos puntos para reflexionar al respecto:

No nos enfocamos en el momento presente: Éste podría ser uno de los mejores escenarios, considerando que dedicáramos nuestro tiempo a cosas que nos hacen sentirnos bien, sin embargo suele pasar que nunca estamos realmente allí, que nuestra mente viaja en el tiempo, se va a la pasado con cualquier detonante, viaja al futuro para imaginar qué ocurriría si… y de esta manera nos perdemos los momentos y así de a poco, la vida misma.

tiempo

Trabajamos demasiado: Hay personas que adoran sus trabajos, que no les importa invertir la mayor parte de su vida haciendo lo que les gusta y esto estaría bastante bien. Sin embargo, las condiciones comunes es que la mayoría trabaja para tener un sustento económico para hacer lo que les gusta o lo que consideran que necesitan. Cuando se establece un desequilibrio en el tiempo invertido en obligaciones y el tiempo invertido en el resto de los aspectos de la vida, pareja, familia, hobbies, ocio, viajes, fiestas, relajación, etc… Pues estamos generándonos un déficit de vida, vamos acumulando deuda con nosotros mismos, una deuda que nunca podremos saldar, porque el tiempo no se recupera.

Quedarse demasiado tiempo “haciendo nada”: Muchos opinan que el hacer nada, ya es hacer algo, pero independientemente de la semántica y tecnicismos aplicables, el no sacar provecho de nuestro tiempo nos terminará saliendo caro. Siempre serán importantes y especialmente saludables esos momentos de ocio, reservémoslos, de cualquier forma la inversión de tiempo es muy personal, pero démosle una cota, para no sentir especialmente  a posterior, que ese tiempo fue mal empleado o subutilizado.

noción del tiempo

Hacer cosas que no nos gustan: Ciertamente a veces nos sentimos en la obligación de hacer algunas cosas que no nos agradan, pero es importante ver qué porcentaje de nuestro tiempo están ocupando esas cosas. Si el porcentaje es alto, debemos tomar acciones ¡ya! Debemos buscar la forma de eliminar o reducir nuestra ocupación en aquello que no nos agrada. Bien sea familia, lugares, trabajos, etc., siempre tendremos oportunidad de alejarnos, o por lo menos de cambiar nuestra manera de apreciar las cosas.

Invertir demasiado tiempo en redes sociales: Actualmente es difícil desligarse de las RRSS, aun cuando no haya nada nuevo luego de 10 minutos, casi de forma compulsiva, muchos sienten la necesidad de pasar por el móvil para una actualización. No nos damos cuenta, pero esto nos quita un tiempo súper valioso de nuestro día a día y nos interrumpe cosas importantes relacionadas a nuestro trabajo, a nuestras relaciones, a lo que dejamos de mirar por ver la pantalla del teléfono. Nada malo va a pasar si nos desconectamos, si alargamos los períodos de las visitas a las redes, si destinamos un período de tiempo a nuestra vida social cibernética y no lo tenemos de comodín cuando no sabemos qué hacer con nuestras manos.

el-tiempo-se-acaba

Enfrascarse en los problemas: Cuando algo nos agobia o nos preocupa, siempre tenemos la opción de engancharnos a esa preocupación día y noche, no soltarla ni para comer, lo cual hace que nuestra mente no puede enfocarse en ninguna otra cosa. Aun cuando estemos haciendo algo más, nuestros pensamientos están en otra parte, nuestras emociones están sujetas a esos pensamientos y por ende solo pensamos y sentimos en función a esa preocupación. Entendamos que si no le estamos dando solución a algo, lo mejor es soltarlo, para no saturarnos y poder inspirarnos. No es necesario sentir culpa si no estamos pensando permanentemente en aquello que nos preocupa, es saludable soltar, de esta forma es que llegan los cambios que necesitamos.

Hay muchas formas de malinvertir el tiempo, muchas de ellas no listadas anteriormente, sin embargo, lo prioritario es darnos cuenta de lo que estamos haciendo de forma temprana, para no seguir con ese patrón y poder utilizar nuestro recurso más valioso de forma óptima.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet