Si algo no se siente bien, probablemente no lo esté

El poder de tu intuición

Todos llevamos dentro una guía que jamás se aparta de nosotros, algunos establecen una relación más cercana, mientras otros la aíslan, casi imposibilitando cualquier tipo de contacto, ignorando su presencia e inclusive menospreciando sus maneras de manifestarse.

Resulta que esa guía está asociada de manera directa con nuestra alma, aquella que lleva consigo nuestro mapa, nuestro plan y la sabiduría acumulada de toda su existencia. Ella es quien asumió con amor este paso por este plano, para a través de lo que normalmente identificamos más con nosotros mismos, poder sentir, poder vivir la experiencia.

El-poder-de-la-mente-en-la-salud

La intuición es el susurro del alma.  – Jiddu Krishnamurti

 

A veces para ciertas personas resulta un poco complicado el entenderse seres espirituales, incluso la mayoría se pasa la vida buscando afuera, lo que se encuentra en su interior. Y mientras menos nos sentimos conectados con nuestra propia fuente, más difícil resultará el escuchar y entender nuestra intuición.

Lo importante sería darnos la oportunidad de experimentar la presencia de lo que podríamos llamar divinidad, en nuestras vidas, sentir que la vida de cualquier manera está a nuestro favor y que tenemos de manera permanente una guía que busca ofrecernos iluminarnos el camino que más favorable será para nosotros.

Cuando sientas que algo te frena, más allá de tus miedos, especialmente cuando es algo que quieres hacer, pero te sientes retenido. Cuando sientes que estás luchando contra la corriente y te estás desgastando. Cuando sientes que alguien te genera un rechazo inusual. Préstate atención, aprende a escucharte.

Muchas veces por caprichos, por ego, terminamos enrumbados en caminos que nos llevan a algo que no deseamos vivir. Pero no supimos cómo parar de manera oportuna y a veces ya no podemos encontrar vías alternas y nos resulta inclusive más sencillo terminar ese recorrido.

hombre-caminando-desvaneciendose-polvo-310816_thumb

Tomemos de ejemplo la naturaleza, todo fluye, todo encaja, no vemos a la lluvia pretendiendo ir hacia arriba, no vemos al bambú rígido ante el viento, no vemos el agua del río pretendiendo atravesar una roca… Todo fluye… Así que cuando sientas que algo no está bien, no tienes que insistir en que lo esté, simplemente escúchate y reconsidera tus acciones.

Mientras menos diálogo interno tengas, más sencillo será escuchar tu intuición. Intenta guardar silencio, no solo en cuanto a palabras, sino en cuanto a pensamientos. Evita engancharte a ellos, déjalos fluir y en la medida en que atención deje de dirigirse a ellos, darás espacios para que la voz de tu intuición se escuche con mayor facilidad.

Fortalece ese canal de comunicación y verás cómo todas las respuestas llegan a ti sin resistencias de ningún tipo.

Por: Sara Espejo