RINCÓN del TIBET

No vuelvas, por miedo a que se relacione con alguien más

por miedo

No vuelvas con alguien, solo por miedo a que se relacione con alguien más

Ciertamente cuando decidimos terminar una relación o bien aceptamos la decisión de otro, de seguro habrá motivos de peso que nos hayan llevado a ocupar esa posición. De la misma manera, en caso de plantearnos regresar con alguien, tendremos argumentos que nos inviten a considerarlo, pero nunca se debe volver con alguien por miedo a que se relacione con alguien mas, lo importante será prestarle atención a los que nos puedan guiar a tomar la mejor decisión.

Si el motivo que nos impulsa a volver con alguien es por miedo de que nuestra expareja se relacione con otra persona, que se vea atraído por alguien más o le dé cabida en su vida y en su corazón a otra persona que no seamos nosotros, debemos centrarnos y darnos la oportunidad de analizar en detalle sobre qué estamos trabajando.

Algunas veces cuando nos separamos de alguien, quedan dudas en relación a si hemos tomado o no la decisión correcta. De hecho muchísimas veces se mantienen relaciones por períodos de tiempo injustificados solo por albergar creencias equivocadas en relación a lo que mantiene la unión, por miedos a no encontrar alguien más acorde a lo que se quiere, o simplemente por egoísmo al no querer darle la oportunidad a la pareja de relacionarse con alguien más y ¿quién descarta? Encontrar la buscada felicidad.

Debemos ser responsables con nuestras decisiones y si esa persona de la cual nos hemos separado, está dispuesta a ocupar una posición que en algún momento fue nuestra, debemos aceptarlo y seguir adelante, porque ya el simple hecho de considerarlo, significa que existe la disposición y más temprano que tarde, ocurrirá.

Para algunas personas resulta más sencillo superar las separaciones al lado de alguien más, aunque por lo general cuando existen sentimientos por la pareja que recién acabó, se termina sintiendo mucha frustración, porque la sustitución que se desea lograr, difícilmente se alcanza.

Más allá de si es o no la intención de quien ya no está recorriendo nuestro camino con nosotros, volver con alguien por miedo a que nos reemplace, no será nunca un buen argumento. Revisemos las posibilidades, los motivos, pensemos si realmente lo que en algún momento nos separó se puede ajustar para que ambos estemos bien y desde allí tomemos una decisión. Hacerlo desde el miedo solo nos someterá a una relación que quizás no tiene nada diferente al punto en el cual se produjo la ruptura y en consecuencia, solo será cuestión de tiempo que se repita el escenario.

Ahora bien, a veces es justo esa confirmación la que necesitamos, ese extra tiempo, pero para nuestra sorpresa, por lo general es útil para darnos cuenta de que no debemos estar allí, y no lo contrario. Así que busquemos las vías menos traumáticas para sincerarnos y démonos la oportunidad de hacer las cosas lo mejor posible, para la mayoría de los involucrados.

Por: Sara Espejo  – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda