No esperes apreciar el éxito si no has valorado los fracasos…

Muchas veces nos encontramos con personas que suelen tener maneras bastante curiosas de lidiar con el éxito, nosotros mismos en diversas circunstancias no sabemos como accionar, los triunfos, al igual que los fracasos, denotan un aprendizaje en la vida y aunque no lo veamos a simple vista, son un complemento, pues definitivamente quien no conoce de amarguras, no podrá alguna vez disfrutar el verdadero sabor de la miel.

El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene. Emerson

 

constancia

Para muchos puede parecer una incongruencia valorar los fracasos, no se trata de vivir ahogados en ellos, de que sean nuestro primer pensamiento del día y el último antes de descansar, evidentemente los fracasos dejan sin sabores, pesares y penas, más es de sabios aprender de ello y poder trascenderlo valorando su enseñanza.

Los éxitos se aprecian mucho mejor cuando se conoce de fracasos, de hecho, muchos éxitos en nuestra vida, están secundados por muchas caídas, intentos, fracasos y luchas, que de alguna manera nos otorgan el grado de madurez necesario para saber equilibrar el éxito en nuestra vida y no dejar que esto nos arrope llegando a controlarnos en lugar de nosotros a esa etapa circunstancial.

He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.
Michael Jordan

 

fe

Podemos ser personas muy exitosas en la vida, disfrutar de un mundo altamente reconocido, brillante y lleno de gratas noticias, sin embargo, la diferencia es notable entre quienes han venido de muchos fracasos y disfrutan el sabor del éxito, su mirada es limpia, serena y pasiva, de alguna manera es un reto en la vida, a si mismos, por otra parte, quienes llenan sus vidas de éxitos momentáneos y no conocen ni experimentan los fracasos, suelen ser impetuosos y desprendidos, por lo general no aprecian de manera directa a todos aquellos que están involucrados en ese momento importante de la vida, o al menos no de manera inmediata.

Las oportunidades de la vida se disfrazan de muchos matices, llenas, vibrantes y bondadosas y también grises y apesadumbradas, pero no dejan de ser oportunidades y es menester llegar a comprender esto en la vida, en nuestras experiencias y en cada nuevo día que enfrentamos un nuevo suceso, de allí la importancia de ser observadores, atentos y despejados de nuestro entorno.

confianza

No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso. Colin Powell

 

Cuando llegar a una meta nos representa lucha, nos cuesta, nos enseña a madurar y a ser fuertes y tener voluntad, esto se transformará en sabiduría, en conocimiento y en quietud, en esa calma de la espera de aquello que se sabe llegará, porque nos pertenece, porque simplemente siempre ha estado allí esperando por nosotros, las caídas son parte de ese camino, pero todo dependerá siempre de nuestra actitud y manejo de los escenarios de nuestra vida.

Valorar los fracasos no te hace una persona deprimente, por el contrario, te da la experiencia de los errores, los grandes maestros de la vida, te enseña a ser precavido, pausado, pero especialmente, te da el don de poder disfrutar enteramente de los éxitos, sin temores y sin desconfianza, pues tras cada fracaso se levanta una nueva oportunidad de intentarlo, pero cada vez con mayor experiencia.

No temas a los fracasos, valóralos, pues tras el éxito siempre hay un cúmulo de grandes fracasos…

 

También te invitamos a visitar:

Lo importante no es lo que te ocurre, sino cómo lo afrontes…

Me gustan las personas que no envidian al que va adelante, ni subestiman al que va detrás

Aquel que no ha experimentado el fracaso, es quien nunca ha intentado nada…

Madurar es no tener la necesidad de responsabilizar a los demás