RINCÓN del TIBET

Lo que más daño te hace, es lo que callas

Lo que más daño te hace, es lo que callas

Muchos de nosotros tendemos a guardar en nuestro interior palabras, que a la larga se van acumulando y haciéndose muy perjudiciales. El motivo principal por el cual callamos nuestra voz, nuestros sentimientos, nuestras ideas es por miedo, miedo a lastimar, miedo a no ser aceptados, miedo a que nos lastimen, en fin, el perjudicial miedo que si potenciamos puede hacer terribles estragos en nosotros.

Debemos acostumbrarnos a decir las cosas, a exteriorizar nuestros pensamientos y sentimientos, a no ocultarlos en nuestro interior. Es cierto que en muchas oportunidades será más prudente callar, bien sea porque represente un desperdicio de tiempo y energía dar a conocer lo que pensamos, porque no es a la persona indicada a quien podemos dirigirnos o porque en definitiva nuestras palabras nos traerán seguramente más incomodidades que nuestro silencio.

No siempre debemos exteriorizar lo que queremos decir, bien sea por prudencia, supervivencia o sencillamente inteligencia, sin embargo, la mayoría de las veces que callamos es nuestro miedo colocando una mordaza en nuestra boca y es aquí donde callar representa el mayor problema.

Todo, hasta el mismo silencio tiene algo que callar.― Vladimír Holan

 

Debemos armarnos de valor para decir lo que pensamos y sentimos, dar nuestra opinión o pronunciar esas palabras que siempre hemos deseado decir: te amo, te perdono, te extraño, representas más de lo que imaginas, lo siento, te perdono, me hiciste daño, eso no era un juego para mí, etc, etc. son algunos ejemplos de expresiones que pueden quedarse atorados entre nuestro pecho  y nuestra espalda sin poder salir y generarnos a la larga una cantidad de emociones y sentimientos reprimidos, coartados y como toda cosa que no fluye, pues estancado.

No hay peor energía que la del estancamiento, puede ser que no nos atrevamos a decir algo, a pronunciar alguna palabra o afrontar una determinada situación, pero no podemos permitirnos bajo ningún concepto acumular en nuestro interior cosas que debemos drenar. Si resulta muy complicado para nosotros ver a alguien a los ojos y decirle lo que muy internamente queremos transmitirle, al menos debemos hacer cierto tipo de ejercicios que nos permitan liberarnos de esa carga.

Algunos de ellos son tan sencillos como visualizar a la persona con la que quisiéramos hablar dentro de un marco armónico, sentarnos junto a ella y expresarle lo que guardamos en nuestro interior. Otro ejercicio consiste en visualizar que nos montamos en un globo y nos elevamos sobre el paisaje de nuestra preferencia y desde las alturas soltamos todas las cosas que nos atan y nos molestan, en este ejercicio podemos imaginarnos gritando a los cuatro vientos aquello que no podemos decir de forma directa.

Estos ejercicios trabajan sobre nuestra parte subconsciente y nos ayudan a mejorar la canalización de nuestras emociones, inclusive podemos hacerlo pensando en personas que ya no están en este plano. Lo importante que debemos llevarnos es que el miedo no debe nunca paralizarnos, que si estamos convencidos de que nuestras palabras serán más perjudiciales que beneficiosas, apliquemos los recursos necesarios para el drenaje emocional y la liberación de carga de nuestra parte, contribuyendo de esta forma con nuestra tranquilad, nuestro manejo de emociones e inclusive nuestra salud física.

 

También te invitamos a leer:

El respeto se gana …. La honestidad se aprecia …..

Siempre decimos que nos gusta la honestidad, pero ….

La sinceridad duele a aquellas personas que ….

MIRA HACIA ADENTRO DE TI …. Obsérvate, con sinceridad … Puede ser ….

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda