Las peores razones para estar junto a alguien

Aun cuando todos tenemos una idea general de los motivos por los cuales deberíamos estar junto a alguien, muchos fundamentamos nuestras relaciones en algunos equivocados. Ciertamente hay un valor subjetivo en este tema y un establecimiento de prioridades que va a depender exclusivamente de cada persona. Sin embargo, las relaciones que consideran los siguientes aspectos como los que los mantienen unidos, tienden a quebrarse con mayor facilidad en el camino o volverse altamente tomentosas.

He aquí nuestra lista de las peores razones para establecer una relación o permanecer en ella:

  1. Por miedo a la soledad: Cuando no podemos estar solos, difícilmente podemos estar con alguien más en armonía. Quienes se vinculan con alguien por miedo a la soledad, por lo general su criterio de selección es pobre y llegan a llamar amor a cualquiera que les haga sentir que no se encuentran solos, es decir, a cualquier compañía.
  2. Por interés económico: Aun cuando hay relaciones que se mueven muy bien bajo este esquema, la realidad es que las relaciones amorosas no tienen que ver con el intercambio de bienes y servicios, o la cantidad de dinero circulando en el tiempo que transcurre. La pareja que se integra, en la que el amor prevalece sobre los intereses económicos, pueden ser más robustas a lo largo el tiempo.pareja-junto-a-un-faro
  3. Por atracción física: La mayoría de las relaciones se forma luego de haber atravesado la barrera de la atracción física, aun cuando no corresponda a un modelo mental, es atípico que una pareja se forme entre dos personas que se desagraden físicamente. Aun así, nuestras relaciones deben formarse a sabiendas de que lo que vemos con nuestros ojos está sujeto a venirse a menos con el paso del tiempo y son otros factores los que nos deben mantener enfocados en nuestras parejas.
  4. Por beneficios asociados: Similares al interés económico, las relaciones en donde se obtiene un beneficio asociado a la unión, más allá de las asociadas al amor, tienden a desvirtuar la relación. Por ejemplo, el casarse por obtener una nacionalidad, una participación legal, una posición específica, se convierte en un compromiso distinto al que ofrece el amor. Evidentemente que si la relación solo tiene un fin practico, quizás alcance su objetivo, pero no se tratará de una relación amorosa.
  5. Por buscar sustituir una figura ausente en nuestras vidas: Es un grave error vincularnos a otra persona buscando llenar algún vacío, bien sea una figura paterna o materna o alguien que no estuvo presente en nuestras vidas.pareja
  6. Por pensar que no merecemos algo diferente: Con diferente nos direccionamos hacia algo que se ajuste a nuestro ideal de pareja, más allá de conceptos tan subjetivos como bueno o malo. Todos de alguna manera tenemos una creencia de lo que merecemos y a veces esta creencia no nos favorece, llegando a vincularnos con personas que no nos satisfacen.

 

Ciertamente hay muchos más motivos equivocados por los cuales establecemos una relación o permanecemos en ella, sin embargo, los mencionados corresponden a los que en mayor medida se construyen sobre pilares que no dan un verdadero soporte a un amor satisfactorio. Así que revisa tus motivos y procura que siempre provengan del amor, en lugar de provenir del miedo, de una baja autoestima o del interés. Date tu tiempo y construye la relación que realmente quieres vivir.

 

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet