RINCÓN del TIBET

La experiencia me enseñó que nos preocupamos mucho por cosas innecesarias…

La experiencia me enseñó que nos preocupamos mucho por cosas innecesarias…

Cuando era más joven alguien muy amado me dijo “si yo tuviera tu edad y tuviera mi experiencia, no me preocuparía por nada en la vida”…

Hoy que han pasado los años y que esa persona no me acompaña, he logrado comprender la certeza de su consejo, gastamos tanta energía preocupándonos por cosas que más allá de que tengan o no importancia, no ameritan tanta preocupación, especialmente las que consideramos mas graves, pues si algo no tiene solución alguna, lo que es prácticamente imposible, entonces no tiene sentido alguno que nos cause preocupación.

A veces los niños juegan al escondite. Entonces se dan cuenta de que causan mucha preocupación y se esconden para siempre. Don Winslow

 

El caso es que solemos preocuparnos por todo en la vida, por lo que sucedió y por lo que sucederá, por lo que no sucedió, por lo que tenemos y lo que nos falta, por la economía, la salud, la pareja, los hijos, el trabajo, el clima…y puede seguir esta lista infinitamente, cada nueva vivencia en lugar de convertirse en enseñanza o hermoso recuerdo, pasa a formar parte de la gran lista de preocupaciones, además se suman las supersticiones, las creencias y las probabilidades de todo en la vida.

No es cuestión de apatía o de ser menos sensibles, se trata de sentido común, podemos interesarnos en las cosas, no tenemos que ser ajenos a lo que sucede en el mundo, pero de allí a sumar innumerables preocupaciones a nuestra vida, es una decisión que lejos de ser parte de la solución, nos conduce a un estado de angustia permanente que irá mermando nuestra serenidad e incluso comenzamos a reaccionar de manera exagerada a los problemas mas simples y sencillos.

Es curioso: a veces te preocupas un montón por algo que al final resulta no ser nada. RJ Palacio

 

Siempre van a existir situaciones en la vida que te causen preocupación, vivimos constantemente enfrentándonos a problemas y conflictos de diversas causas, pero excedernos en el pensamiento que invertimos en ese problema, rodear permanentemente las causas y el por qué sucedió tal o cual cosa, no hará las cosas mas sencillas, sólo nos generará malestar y nos impedirá tener un enfoque mas objetivo y fresco de la situación.

Que la vida es corta. Y que hay muchas otras cosas aparte de preocupaciones. Anabel Pitcher

 

Es necesario comprender, que sea lo que sea, esa situación tendrá un desenlace y un final, vale la pena evaluar nuestra actuación en ese asunto y determinar si estamos actuando de manera sensata o nos encontramos sumergidos en una oscuridad permanente por causa de nuestra preocupación, oscuridad que además nublará nuestra cordura y nos llevará a perdernos lo que realmente pasa frente a nuestros ojos.

También te invitamos a visitar:

La preocupación nos debe conducir ….

La inquietud, la ansiedad, la tensión, el estrés, la preocupación, todas ellas …..

Que los pájaros de la preocupación y la inquietud vuelen sobre …..

La preocupación: el gran destructor de la felicidad

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda