Enfócate en lo que marcha mejor en tu vida y verás como el resto mejora

Solemos hacer lo contrario a lo que indica este enunciado, nuestra mente trabaja normalmente de una manera muy particular y nuestro enfoque lo dirigimos justamente hacia lo que va mal. Con la excusa de que estamos intentando encontrar una solución a todo aquello que llamamos problemas, podemos eternizar nuestros pensamientos concentrados en una misma traba.

No es fácil cambiar esa programación, nos sentimos irresponsables e insensatos, cuando nuestra mente se distrae de lo que debería tenernos con la mayor atención posible, son los problemas, los que están acostumbrados a tener protagonismo. Lo que no nos cuadra, la ofensa que recibimos, las deudas que tenemos que pagar, el mensaje que no nos agradó, cualquier problema de salud, etc, etc., es lo que normalmente ronda en nuestras mentes.

La verdad no importa mucho si tenemos una vida soñada, regular o terrible ante nuestros ojos o ante los de los demás, por lo general apreciamos lo positivo en momentos muy puntuales, mientras que otros, en peores circunstancias, nunca logran hacerlo.

fuerte

No es por restarnos responsabilidad, pero así hemos sido enseñados, pero la buena noticia es que podemos cambiar, podemos replantearnos nuestras estrategias de vida y ayudarnos a mejorar las cosas que no nos agradan casi como si se tratase de un acto de magia, pero no de trucos, sino la magia de la cual todos disponemos y usamos a diario, pero sin saber mucho cómo hacerlo a favor y de manera deliberada.

Pues resulta bastante sencillo, bueno mejor no hablemos de sencillez, porque esto variará de una persona a otra, destaquemos que es simplemente posible. Solo debemos enfocarnos en lo que sí va bien en nuestras vidas, solo debemos darle la mayor atención posible a lo que nos gusta, a lo que preferimos, reconociendo todo lo que tenemos, con todo lo que contamos.

mujer-agradecida-768x513

Acá tenemos tanta tela que cortar, no importa que tan macro o micro hagamos nuestros ejercicios de enfoque, podemos comenzar enfocándonos en que estamos vivos, en que tenemos posibilidades de recomenzar cuando lo queramos, que tenemos capacidades físicas y mentales, que somos personas amadas, que tenemos amigos, que tenemos bienes materiales, etc, etc, etc… Lo importante es validar que somos, que tenemos y que estamos, desde un enfoque de reconocimiento y de agradecimiento.

El universo, la fuente, la divinidad, su Ser Superior o como quieran llamar al responsable de su existencia acá, se encargará de darles más de aquello en lo que centran su atención y ésta es la clave, pensamos en problemas, los problemas crecen, pensamos en lo que va bien y esto también crecerá… Así que está en tus manos, en tu mente, en ti, vivir la vida que te gustaría. Te invito a que comiences a practicar cuanto antes.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet