RINCÓN del TIBET

En el silencio recordarás lo que tu alma ya sabe

recordarás

En el silencio recordarás lo que tu alma ya sabe

El silencio, así como la soledad son condiciones que no suelen ser apreciadas por todos, de hecho la mayoría tiende a huirle, buscan compañía, llaman a alguien, ponen música, encienden el televisor, cualquier cosa con tal de no afrontarse a estas invitaciones a interactuar con nosotros mismos, con nuestra verdad, con nuestra esencia.

El silencio es el estado por excelencia en el que recordarás escuchar tu alma, para volver al origen. En el silencio recordarás callar tu mente y dejar de pensar, dejar de sentir, dejar de identificarnos con lo que creemos ser, para encontrarnos con lo que realmente somos.

El silencio de nuestra mente, la pausa en la generación de pensamientos, no es algo que se logre con demasiada facilidad, de hecho muchas personas que procuran esa condición pueden durar toda su vida sin realmente llegar a alcanzarlo. Sin embargo, aun cuando no logremos desconectar por un momento nuestra mente, los beneficios de intentarlo son múltiples y en términos generales de tanto tratar terminamos por estar en esa condición.

En la meditación recordarás el camino al silencio

La manera más frecuente de llegar a ese silencio es a través de la meditación y para meditar hay incontables técnicas, casi como personas en la tierra. Algunas de ellas son comunes para muchos, podemos sencillamente comenzar a observar nuestra respiración, cada inhalación y exhalación, enfocarnos solo en ello y cuando algún pensamiento robe nuestra atención, dejarlo ir de a poco, sin empujarlo, pero sin hacer nada por retenerlo o extender el foco en él.

Mientras más se practique, más dominio tendremos de nuestra mente y los beneficios no solo los veremos en esa experiencia sublime de entrar en contacto con lo que somos realmente, sin máscaras, sin egos, sin juicios, sino que además será un excelente recurso para aplicar en el manejo de nuestra mente en nuestra cotidianidad.

Nuestra vida depende en gran medida de lo que albergamos en nuestras mentes, de lo que los pensamientos y las creencias que predominan, el tener cierto control sobre ello nos devuelve el timón de nuestro barco y nos permite enfocarnos en lo que realmente queremos en nuestras vidas.

Aprovechemos cada oportunidad de volver a la  fuente, de cerrar los ojos y sumergirnos en nuestro propio e infinito universo, donde tenemos la sabiduría divina, donde nos sabemos seres espirituales, donde por un momento al menos todo está claro y donde no existe nada más que el amor latiendo dentro de nosotros.

Es en el silencio donde encontrarás todas las respuestas que has buscado, es en donde recordarás tu propósito, intenta valorarlo y más que todo hacer el mejor uso de ese recurso esencial al cual todos podemos acceder, pero muchos prefieren evitar.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda