RINCÓN del TIBET

No subestimes el silencio de alguien, aprende a apreciarlo

el silencio

No subestimes el silencio de alguien, aprende a apreciar su fortaleza

El silencio es una virtud de pocos y tormento de muchos, usado sabiamente, puede ser un puente directo a la plenitud, mal encausado, es sólo el aturdimiento de los envidiosos…

Solemos renegar de las personas que tienen la costumbre de guardar silencio, lo asociamos con falta de popularidad, de espontaneidad y con ser una persona introvertida, sin embargo no nos damos cuenta de que las personas silenciosas son, por mucho, las más observadoras.

Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras. William Shakespeare

Lejos de un acto de cobardía, el silencio es una gran fortaleza que pocos llegan a desarrollar, preferimos aturdirnos con pensamientos abrumadores y peor aún, sentimos la necesidad constante de expresarnos y de ser escuchados y además desconfiamos y criticamos a aquellos que eligen el silencio como opción.
Antagonismos surgen a menudo con las personas que nos llevan la contraria, que nos adversan públicamente y que constantemente hablan, y no es más que una simple manifestación de su ego intentando resurgir y prevalecer.

La fortaleza que se encuentra en el silencio, es casi sublime, pocos la aprecian y la valoran, indudablemente aquel que no ha tenido la virtud de recibir los beneficios que brinda el silencio cuando le acompaña la quietud de la mente.

Tenemos que aprender a no asombrarnos de habernos encontrado, de que la vida pueda estar de pronto en el silencio o la mirada. Julia Prilutzky

Cometemos errores al juzgar a las personas, no nos damos cuenta que las apariencias son engañosas y que las primeras impresiones casi nunca son acertadas, incluso nos aislamos o etiquetamos según lo que observamos, sin darnos la oportunidad de ver un poco más allá.

No se trata de ser incapaces de expresar lo que sentimos, que seamos cómplices de la injusticia o que vivamos aislados en el silencio, es la simple virtud de aquel que no pierde energías en sumarse a comentarios, a antagonismos, en lugar de dar paso a la serenidad y a la sabiduría del silencio.

Los ríos más profundos, son siempre los más silenciosos. Quinto Curcio Rufo

Muchas veces nos preocupamos por las personas equivocadas, arremetemos contra personas de manera injusta y accionamos sin considerar a los demás, y no corremos el velo, nos cerramos a la intuición y perdemos muchas oportunidades de aprendizaje con quiénes nos rodean.

No desvirtúes a quiénes callan, aprende a leer en las miradas y a reconocer las verdaderas fortalezas…

Por: Marvi Martínez

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda