El que no se arriesga se queda siempre en donde está

Asumir riesgos puede ser una de las cosas más controversiales que como seres humanos nos puede ocurrir, puesto que ello encierra salir de nuestra zona de confort, encierra la posibilidad de perder algo que puede ser valioso, encierra la posibilidad de generar cambios, que si todo sale como esperamos, será fantástico, pero si no, esos cambios nos pueden transformar nuestra vida de forma no favorable.

A partir de esto, muchas personas no son capaces de asumir riesgos, mucho menos cuando estos son grandes, porque están cargados de miedos, de pensamientos paralizantes, de vocecitas internas que les hablan de que estar como están no está tan mal y para qué arriesgar la poco estabilidad o comodidad que se tiene por algo incierto… y en consecuencia hay quienes pasan su vida solo con el temor de generar cambios, de arriesgar, de esforzarse más y sobre todo de perder.

Arriesgar

Este tipo de personas se queda siempre en donde está, no avanza, no crece, se resigna a vivir con lo mucho o poco que tenga, pero no se siente impulsado a tomar acciones que demanden riesgo alguno, prefieren vivir en lo conocido, aunque esto no aporte exactamente lo que quisiesen para sus vidas.

Muchas veces personas que en algún momento de sus vidas fueron arriesgadas, pero por algún motivo ese riesgo se traduce en pérdida, pueden pasar por una especie de trauma que los hace pertenecer a ese grupo de personas temerosas ante los riesgos y esto puede resultar más frustrante aún porque saben de antemano que se quedarán donde están hasta que su actitud ante la vida no cambie.

Arriesgar 2

El mayor riesgo es no correr ningún riesgo. En un mundo que cambia muy rápido, la única estrategia que garantiza fallar es no correr riesgos”. ― Mark Zuckerberg

 

Sabemos que la zona de confort, no siempre hace honor a su nombre, porque en muchos casos no resulta para nada cómoda, solo que nos hemos acostumbrado a ella y nos asusta pensar que la estabilidad que representa, sea poca o mucha, pueda verse amenazada… aunque estemos internamente deseosos de salir de allí persiguiendo todos nuestros sueños, nuestros proyectos y hasta nuestros amores.

Lo mejor de la vida está cruzando una línea imaginaria, saliendo de esa burbuja, lo mejor de la vida se obtiene a través del riesgo, las sorpresas más maravillosas no nos tocan si no lo permitimos y sí, todo lo bueno, hasta las cosas de las cuales no nos percatamos son producto de asumir un riesgo.

Arriesgar 3

Por eso no lo pienses mucho, ve detrás de tus sueños, sigue a tu intuición que es la forma de nuestro corazón guiarnos a donde debemos estar, si te sientes atrapado, si te sientes estancado o sencillamente piensas que tu vida puede y debe estar mejor, pues actúa y arriésgate, nadie vendrá a hacerlo por ti, tu felicidad es tu responsabilidad y sí puede ser que perdamos en alguna oportunidad, pero la lección quedará allí y eso ya es ganancia, y no debe ser limitación para volver a intentarlo, las veces que sean necesarias para estar en donde quieras estar.

La felicidad proviene de la capacidad de sentir profundamente, de disfrutar simplemente, de pensar libremente, de arriesgar la vida, de ser necesitado. ― Storm Jameson

Te invitamos a visitar:

Lo mejor que te ocurrirá en la vida será fuera de tu zona de confort

Diez razones para salir de tu zona de confort

Nadie sabe lo que es, hasta que descubre lo que puede hacer

7 Cosas que debes soltar si quieres ser feliz