RINCÓN del TIBET

El pesimismo que deriva del materialismo

El pesimismo que deriva del materialismo

La búsqueda de la felicidad, a veces, se confunde con tener muchas cosas. Objetos materiales que no hacen más que intentar “tapar” alguna parte de nuestra vida que no está bien, que no está curada y que, aún ahora mismo, nos produce un gran dolor.

Es por esto por lo que si estamos buscando ser felices, uno de los objetivos que la mayoría de nosotros tenemos, no debemos caer en materialismos. Estos no harán más que sumergirnos en un bucle de pesimismo del que, difícilmente, lograremos salir.

Es más cómodo entregarse al pesimismo que esforzarse para que todo salga bien

Cuando la vida se vuelve gris

No hay ninguna asignatura que nos enseñe cómo vivir la vida, cómo superar las dificultades, cómo lidiar con las emociones en las relaciones… Nadie nos explica qué pasos hay que dar y cómo debemos proceder. Todo esto, lo aprendemos con los años a base de darnos una y otra vez contra la pared.

Pero, ¿qué ocurre cuándo no logramos avanzar? ¿Qué pasa cuando nuestra vida se vuelve gris? Quizás hayas caído en el pesimismo, dado que no es en lo material donde podrás encontrar el bálsamo para tus heridas. Porque sí, normalmente, las personas que se esconden tras lo material tienen heridas muy profundas que deben sanar.

Es doloroso mirar fijamente a la herida o heridas que podamos tener, pero aún más doloroso es intentar ignorarlas. Esto no hará más que “aplacar” momentáneamente nuestro dolor que, tarde o temprano, saldrá. Así es el materialismo. Podemos dar una imagen de aparente bienestar, de que todo nos va muy bien, de que valoramos lo que tenemos. Pero, realmente, esto no es así.

No importa tener muchas cosas, da igual las apariencias. Lo verdaderamente importante es cómo te sientes tú, cuán sano te encuentras. ¿No estás cansado de ver siempre la vida en un tono grisáceo? ¿Qué hay de la belleza de los colores que antes la inundaban?

La relación entre el materialismo y los problemas

¿Reconoces el término de los “compradores compulsivos”? Las personas que sufren este problema intentan solucionar con lo material aquellos problemas que en verdad tienen. El placer y la liberación que sienten es momentánea y, posteriormente, se vuelven pesimistas porque todo esto les hace sentirse aún peor.

Lo mismo pasa en cualquier otro ámbito. El materialismo tiene mucho que ver con los problemas, problemas que no se ven a simple vista, problemas que intentamos fingir que no tenemos, pero que están ahí. Todo esto nos vuelve personas tristes, amargadas, apáticas… ¿lo vas a permitir?

Enfrenta tus miedos

Tras todo materialismo se esconden personas con una baja autoestima y una muy baja tolerancia al estrés. El gran problema es que estas personas no poseen las estrategias adecuadas para enfrentarse a las situaciones que les pueden sobrevenir. Como consecuencia, buscan una distracción.

Es por esto por lo que debemos enfrentar nuestros miedos sin caer en las garras del materialismo. Empieza por valorarte a ti mismo, por creer en que puedes con todo y que ningún miedo debe hacerte retroceder. No tienes nada que perder, pues la opción que estás escogiendo ahora no te funciona.

Elimina la inseguridad permanente

Cuando nuestra satisfacción y nuestra felicidad dependen, únicamente, de factores externos, es imposible que nos encontremos seguros de nosotros mismos. Todo dependerá del resto, nosotros ¡no tenemos nada que hacer o qué decir! Este es un grave error.

La solución de todos los problemas depende de ti, no de nadie más. Por mucho que creas que solo los demás te pueden hacer felices, ¡estás equivocado! La felicidad reside en ti, tú puedes ser feliz sin nadie más. Si no confías en esto, será imposible que veas la vida con optimismo. ¿A qué esperas para cambiar?

Ama tu soledad

El gran problema de la relación pesimismo-materialismo-problemas es que todo esto acaba generando profundas depresiones y sentimientos de soledad nada positivos. Por eso, debemos aprender a aprovechar esta soledad para conocernos a nosotros mismos.

No estás solo en este mundo, te tienes a ti. El gran problema es que piensas que solo los demás pueden hacerte sentir lleno, que todo lo externo puede influir en tu estado de estar feliz o infeliz. Pasa tiempo contigo mismo para fomentar tu confianza en ti mismo, para estar seguro de ti mismo y para aprender a afrontar los problemas y los miedos de la mejor manera.

El materialismo es la única forma de distracción de la verdadera felicidad

-Douglas Horton-

¿Alguna vez has tenido algún problema con el materialismo? ¿Cuántas veces has escapado de una situación o de un problema que tenías? La evasión siempre nos producirá un alivio momentáneo que nunca resultará duradero. No te permitas pasar por este trance. Tú puedes transformar el pesimismo en optimismo. ¿Empezamos ya?

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda