RINCÓN del TIBET

El fracaso es la oportunidad de comenzar de nuevo …

el fracaso

El fracaso es simplemente la oportunidad de comenzar de nuevo…

En algunos momentos de nuestra vida puede que no nos sintamos tan positivos, con tanta ventaja sobre las cosas o simplemente no tan exitosos como nos gustaría, pareciera que existen etapas en las cuales las cosas no salen exactamente como las planificamos, llamamos a esto “el fracaso”, cuando sencillamente no logramos nuestro cometido o nos vemos obligados a tomar otras alternativas u opciones que no son necesariamente las que quisiéramos.

La oportunidad viene a menudo disfrazada en forma de desgracia o derrota temporal. Napoleón Hill

 

Ocurre que en muchas circunstancias de la vida las cosas no resultarán como lo esperamos y si en cualquier espacio observamos, que estamos ante el fracaso, mejor revertir el pensamiento y comprender que se nos abre la oportunidad de comenzar de nuevo, si bien esto lo hemos escuchado muchas veces, incluso hemos dado este consejo alguna vez, con la intención de dar ánimos, si nos ponemos a analizar la profundidad de estas sabias palabras, nos percataremos de que son realmente ciertas.

No se trata de ser extremadamente positivos o de tratar de justificar las pérdidas o las fallas, más bien se trata de tener la oportunidad de revisar concienzudamente lo que no salió del todo bien, el por qué de la pérdida de alguna oportunidad, ¿será que realmente nos convenía? ¿será que hicimos todo lo que pudimos o quedó algo por hacer?…¿será que en el fondo es eso por lo que luchamos, lo que queremos en realidad?…

Todos nos enfrentamos a una serie de grandes oportunidades brillantemente disfrazadas de situaciones imposibles. Charles R. Swindoll

 

Cuando nos enfrentamos el fracaso, pasamos por una especia de duelo, nos lamentamos, nos llenamos de rabia y de impotencia por no conseguir lo deseado, sin embargo, una vez que podamos ver las cosas en frío, desde otro cristal, podremos ver la oportunidad de continuar, desde un comienzo, desde un inicio y con la seguridad de que no se nos escapará lo que pudimos descuidar en la oportunidad pasada.

Cuando damos segundas oportunidades, bien sea en alguna relación de pareja, amistad, explicación o de cualquier otra índole, podemos observar que estamos de alguna manera más relajados, no llegamos incluso a confiar realmente y del todo en la nueva oportunidad, las expectativas desaparecen, quedamos más bien a la espera de que nos vuelvan a impresionar, pero está vez no resultaremos tan sorprendidos, lo mismo ocurre con los fracasos, nos volvemos bastante detallistas en nuestro proceder, las expectativas se transforman en realidades, recordamos el sabor amargo del fracaso y esto nos mantiene alertas.

Aprende a sonreír en cada situación. Mírala como una oportunidad para demostrar tu fuerza y capacidad. Joe Brown

 

Considerar el fracaso como una oportunidad nos afina los sentidos, nos permita ser más agudos en nuestras elecciones e incluso más realistas y menos exigentes de lo ficticio, en su lugar, si nos abrimos a la oportunidad del comienzo, dejando atrás lo ocurrido, veremos como van apareciendo los nuevos instrumentos, oportunidades, materiales, herramientas y caminos que aparecen ante nuestros ojos, simplemente para enseñarnos al final que ese no era el momento indicado, que todo tiene un tiempo justo y perfecto y que es realmente cuando la afinidad logra reunir todos los aspectos y componentes necesarios, que las cosas se dan y ocurren virtuosamente.

Si el fracaso llega a tu vida ¡levántate! porque únicamente no te estás rindiendo, sino que estás atento al nuevo comienzo, que tenlo por seguro, encerrará una gran oportunidad.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda