RINCÓN del TIBET

Con los estudios se busca lo supremo, con la meditación se le encuentra

Con los estudios se busca lo supremo, con la meditación se le encuentra

La meditación es una de las herramientas más poderosas de las que disponemos los seres humanos, es a través de ella donde logramos de forma efectiva conectarnos con lo que realmente somos, alejando de nosotros la acción del pensamiento.

Sin la meditación la vida carece de perfume, de amor. ― Jiddu Krishnamurti

Muchos pueden pensar que la meditación es un acto exclusivo de alguna religión, que pertenece a prácticas espirituales específicas o que no todos tienen acceso a ella. Sin embargo, la meditación aun cuando caracteriza a algunas religiones, es un recurso disponible para todos y junto a ella todos los beneficios que ella representa.

La idea de meditar está siendo cada día más digerida en la sociedad occidental y ha tomado mayor presencia en la vida de muchas personas.

Para meditar no necesitas nada más que la disposición, la práctica y la paciencia para hacerlo. Existen miles de métodos, inclusive muchos cursos que pueden orientar en cuanto a la práctica de la meditación. Sin embargo, un buen inicio puede ser sencillamente buscar un sitio cómodo, preferiblemente donde no seamos interrumpidos y sentarnos con alegría a intentar meditar, sin muchas expectativas, sin esperar nada, solo sentarnos y observar qué es lo que nos pasa.

No es necesario pensar que debemos tener nuestra mente en blanco, porque justamente allí estamos poniendo la mente a jugar nuevamente, en un principio será suficiente solo tratar de centrar nuestra atención en las sensaciones de nuestro cuerpo y cuando nos dispersemos observar todo lo que nos pasa por la mente, como si esos pensamientos ni siquiera fuesen propios tratando de traer nuestra con sutileza de vuelta a nuestra respiración, sin resistirnos a nuestros pensamientos, solo viéndolos como cuando nos sentamos a mirar las nubes pasar gracias al efecto del tiempo.

No es conveniente aferrarnos resistirnos a algún pensamiento, mucho menos que nos frustremos cuando nuestra mente distraída viaja a otro lugar, es completamente normal y mientras más dispuestos estemos a aceptar nuestra realidad más fructífera será nuestra sesión.

No hace falta dedicar mucho tiempo a la práctica de la meditación, pero sí es necesario que seamos constantes y pacientes. Aunque es mejor que nunca hacerlo, intentar meditar una vez a la semana no nos permitirá lograr avances significativos en lo que a adiestramiento de nuestra mente se refiere. Lo ideal es tomarnos al menos cinco minutos de nuestra jornada diaria para dedicárselo a esta actividad.

Así como dedicamos tiempo a cepillarnos los dientes, a tomarnos un café, a cambiar de cartera o decidir lo que nos vamos a poner, es de utilidad agregar la práctica a nuestra rutina diaria. Los beneficios son notorios desde un principio, pero es a través del tiempo que entenderás lo trascendental de la meditación, lo que una actividad tan sencilla puede hacer conocerte, potenciarte y conectarte con tu propia esencia.

Practiquen la meditación. Es algo fundamental. Una vez que se la disfruta, ya no se la puede abandonar, y los beneficios son inmediatos. ― Dalai Lama

Cuando logras desligarte de tu mente, así sea por cortos períodos de tiempo, eres capaz aplicar a tu vida estrategias que te permiten llevar tu vida de una forma particularmente beneficiosa y cuando menos lo esperes, estarás viviendo la vida de la forma más placentera, aquella que solo se ubica en el momento presente.

 

Te invitamos a visitar:

Meditación. Mirar como si fuera la primera vez

Consejos de meditación de Ravi Shankar

¿Cómo Meditar? Aprender a meditar paso a paso

LAS SENSACIONES DURANTE LA MEDITACIÓN

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda