Atajos para conseguir la felicidad

Ciertamente la felicidad es un estado al cual llegamos a través de encontrarnos en sincronía entre lo que pensamos, sentimos y hacemos. La felicidad no dependerá de cosas externas, de otras personas, la verdadera felicidad siempre dependerá de nosotros mismos.

En los caminos que nos llevan a encontrar ese estado armonioso, de aceptación y plenitud, podemos encontrar algunas pautas que si las adaptamos a nuestra vida cotidiana nos hará más sencillo el recorrido.

Ser amables con los demás

Al ser amables de forma sincera, estamos aplicando la empatía, la solidaridad y la compasión por quienes nos rodean, estamos aportando positivamente a la vida de otros y de esta manera sembrando lo que en algún momento cosecharemos. Si somos amables con quienes tratamos resulta más difícil recibir a cambio algo distinto.

Reconectarnos con nosotros mismos

23-Cosas-Que-Solo-Las-Mujeres-Que-Aman-Pasar-Tiempo-a-Solas-Entenderan

Tomarnos diariamente un momento para nosotros, dedicarnos al menos unos minutos, para escucharnos, especialmente desde lo más profundo de nuestro ser, resulta realmente favorable para absolutamente todos los aspectos de nuestras vidas. Si podemos intentar calmar nuestra mente de la constante generación de pensamientos, estaremos aportando a nuestra vida un estado de calma, de serenidad que nos ayudará a manejar de forma más controlada todos los ámbitos en los cuales nos desarrollamos.

Manejar la tecnología con prudencia

Actualmente prácticamente nadie se salva de estar en contacto con la tecnología, la cual nos ha permitido un sinfín de cosas maravillosas, pero a su vez le ha restado espacios a otros ámbitos de nuestras vidas, alejándonos inclusive de nuestros afectos más cercanos. Haz uso adecuado de los recursos tecnológicos y comunicacionales, no sustituyas una buena conversación por un chat y menos por una revisión de chistes y fotos de personas que probablemente ni conozcas, ni te importen. Busca el equilibrio y establece prioridades.

Cultivar las amistades

como-son-los-amigos-de-verdad

Los amigos son piezas claves en nuestras vidas, con ellos podemos multiplicar nuestras alegrías y dividir nuestras penas. Al igual que toda relación personal, hay que sembrar lo mejor de nosotros para cosechar buenas amistades. Valorar a quien nos quiere prácticamente de forma incondicional nos permitirá tener siempre a alguien querido con quien compartir nuestras vidas.

Aprender de los errores sin engancharse a la lección

Definitivamente la vida nos ofrece lecciones a diario, algunas de ellas sutiles, otras dolorosas, está en cada uno de nosotros aprovecharlas, concientizarlas y obtener de ellas el mayor aprendizaje posible. De nada sirve engancharnos en algo vivido o negarnos a aprender, porque sabiamente se nos presentará una lección parecida, así que mientras más pronto, mejor.

Cuidar los espacios

mujer-tumbada-con-pájaros-en-la-mano

Como es adentro es afuera, así que presta atención a cómo es tu trato con tu mundo exterior, cómo se encuentran tus espacios, si eres amable o no con tu entorno, si respetas la vida a tu alrededor aunque se trate de una minúscula, cuida tu mundo interior y exterior. Todos estamos conectados y el respeto es la clave.

Ser agradecido

Aprende a apreciar las maravillas de la vida, a agradecer por todas las bendiciones que tienes en tu vida, deja de centrarte y quejarte por lo que no tienes, mentalízate para conseguirlo desde los pensamientos positivos y no desde la escasez.

Estos son algunas vías rápidas para sentirnos en armonía con lo que somos y nuestro entorno, si podemos tomarlas, seguramente podremos establecer mejores vínculos, especialmente con nosotros mismos.

 

Te invitamos a visitar:

La felicidad no puede estar en nada que esté fuera de ti

Algunas veces vivimos a través de la felicidad de quienes amamos…

Pequeñas cosas que sí dan la felicidad

A este tipo de personas siempre les costará alcanzar la felicidad