RINCÓN del TIBET

4 Pasos para simplificarnos la vida

simplificar

4 Pasos Para Aprender el Bello Arte de Simplificarnos la Vida

Nuestra serenidad interior va muy de la mano de la felicidad y aquella no se alcanza sino simplificándonos un poco la vida. En los tiempos que corren parece que debemos estar muy ocupados para lograr lo que queremos y sentirnos bien, pero pretender esa imagen nos impide disfrutar de los pequeños momentos con nuestras cercanos o simplemente con nosotros mismos.

Por ello, les dejamos acá algunos pasos para aprender y disfrutar del bello arte de simplificarnos la vida:

1.Identificar nuestras dificultades

No podremos simplificarnos el día a día si previamente no reconocemos cuáles son nuestras barreras. Si seguimos necesitando dar una imagen de persona muy ocupada o si la intensidad nos seduce, es difícil desprendernos de la complejidad. Por ello, si somos de las personas con una agenda al límite y no encontramos tiempo para saborear los momentos, detengámonos un instante y preguntémonos: ¿de qué estoy huyendo? 

2. Centrarnos en la esencia de las cosas

La simplicidad pasa por aceptar desprenderse de lo superfluo en todos los niveles, desde un email, a un artículo, a una explicación de por qué hemos hecho algo. Es decir, simplicidad es dejar de dar cabida a lo que no nos resulta crucial. Es imposible mantener una cotidianidad sencilla si arrastramos miles de compromisos. Centrémonos en aquellos realmente importantes y trascendentes para nuestra vida.

3. La perfección está en los pequeños detalles

A veces no nos damos cuenta que la perfección se encuentra en la sencillez de la vida. No hace falta un sinfín de datos o hechos para demostrar lo “perfecto”. Solo basta una palabra, o un simple gesto para llegar a la perfección. De hecho, la inteligencia más elevada se demuestra en la capacidad de hacer sencillo lo complejo para que pueda ser comprendido por todos y si no, recordemos del colegio las fórmulas de la teoría de la gravedad o de la termodinámica. Son enunciados sencillos que recogen años de estudio. Lo mismo es aplicable al amor, la amistad, a la vida en general.

4. Crear colchones de tranquilidad

Si seguimos estrujando el tiempo como si se tratara de un limón para llegar a mil y un sitios, nos iremos olvidando de nosotros mismos. En nuestro día a día, debemos encontrar los colchones de tiempo para los pequeños momentos que nos hacen sentir tranquilos y en conexión con nuestro yo interior. Encontrarlos solo depende de nosotros.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda