RINCÓN del TIBET

Una niña tenía dos manzanas en su mano.

Una niña tenía dos manzanas en su mano.

Su mamá se le acercó y le preguntó a su hija si le daría una manzana.

La niña rápidamente mordió una y luego la otra.

La mamá sintió cómo se le congeló la sonrisa y trató de no mostrar su decepción.

Pero la niña le pasa una de las manzanas y le dice: “toma mamita, esta es la mas dulce.”

No importa cuánta experiencia o conocimiento crees que tienes, nunca hagas juicios.

Ofrécele al otro la oportunidad de dar una explicación.

Lo que percibes puede no ser la realidad.

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda