RINCÓN del TIBET

Yo dependo de mí mismo, no de ti

Yo dependo de mí mismo, no de ti

¿Alguna vez te has sentido tan ligado a alguien que has pensado que sin esa persona tú no serías nada? A esto, se le denomina codependencia y puede suceder en toda relación amorosa, de amistad, familiar o de otro tipo.

Hace un tiempo, pensar en cortar la cuerda que nos unía era algo semejante a morir

Podemos pensar que esto, hasta cierto punto, es normal. Excepto cuando esta relación se convierte en una patología. ¿Qué queremos decir con esto? Que la persona codependiente podría sentirse feliz en su dependencia, pero no es así. Esto solo le origina sufrimiento.

¿Soy codependiente?

Tú puedes ser hoy dependiente de los demás y quizás no lo sabías. Porque, al final, todos dependemos un poco de lo demás. ¿Cumples las siguientes características de las personas codependientes?

  • Necesito la aprobación continuada de los demás.
  • No puedo tomar decisiones por mí mismo.
  • Deseo que me amen y me necesiten.
  • Tengo un gran temor al rechazo.
  • No soy feliz con pareja o sin ella
  • Creo que mi vida no vale nada, por eso ayudo a otros a vivir su vida.

Las personas codependientes tienen un serio problema de autoestima que les impide ser felices en su vida. Por eso, buscan ayudar a los demás creando así un sentimiento de autoestima artificial. Porque, realmente, siguen sin ser felices.

Además, ¿por qué no son felices con pareja o sin pareja? Porque realmente no están con una persona porque la amen, sino porque la necesitan. ¿Conoces la sensación de dejar a tu pareja e inmediatamente necesitar buscar a otra? Pues es algo similar a lo que les pasa a las personas codependientes, de forma simplificada. No son capaces de estar solos.

Hoy quiero ser libre al fin

La codependencia debería hacernos felices, pero realmente no es así. ¿Qué podemos hacer entonces? Liberarnos de esta dependencia y tratar de ser felices con nosotros mismos. Esto es difícil, pero no imposible.

Es un error creer que nuestra felicidad debe estar ligada a otra persona. De hecho, si no eres feliz a menos que estés con alguien, puede que no ames a la persona con la que estás. Algo que os hará daño a los dos.

Para empezar a ser libre de esta codependencia empieza por seguir los siguientes consejos:

  • Sé sincero contigo mismo y busca la raíz de tu problema. ¿De dónde surge ese miedo a la soledad?
  • La soledad es tu amiga, no tu enemiga. Reconcíliate con ella, empieza a hacer cosas solo, sin tu pareja, sin esa persona de la que dependes.
  • Acepta los sentimientos negativos que te abordan y habla con alguien, ¡abre los ojos!
  • Habla con tu pareja o esa persona de la que dependes sobre el tema. Hacerlo te ayudará a encontrarle una solución.

Puedes compartir mi mismo camino, pero ello no hará que yo dependa de ti

Muchas personas creen que cuando están en una pareja deben hacerlo todo juntos, pensar por dos y vivir como si fuesen uno solo. Esto es totalmente incorrecto.

Debemos seguir manteniendo nuestra individualidad y así en todos los aspectos de nuestra vida. ¡Basta! de querer que todo el mundo acepte lo que hacemos, ¡basta! de sentirnos inseguros.

Hoy es el día de empezar solo tu camino, con paso firme y la cabeza alta. Empieza a cortar las cuerdas que te atan y te hacen dependiente de los demás.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda