RINCÓN del TIBET

Y a veces perdemos a quien nos ama, por quien nos gusta

a quien

Y a veces perdemos a quien realmente nos ama, por quien realmente nos gusta

Las relaciones de pareja muchas veces carecen de lógica. Nos vemos atraídos por personas que no necesariamente están dispuestos a retribuirnos de forma equilibrada lo que estamos dispuestos a ofrecer, mientras que en paralelo descartamos a quien está dispuesto a dar por nosotros lo mejor que tiene.

Evidentemente amar y ser correspondidos es una de las cosas más satisfactorias que existe, el saber que así como nosotros estamos para alguien, ese alguien está para nosotros, en mente y corazón, es sencillamente gratificante.

Pero, algunos habremos podido experimentar que ese equilibrio perfecto algunas veces no se da. Podemos fijar nuestra atención en alguien que puede o no tener intenciones de correspondernos, mientras dejamos ir a quien más allá de la química, de los buenos momentos, de una impresión inicial ha decidido amarnos.

Ciertamente no podemos obligarnos a sentir algo por alguien, ni para bien, ni para mal, pero sí que podemos hacer un análisis que nos ayude a ubicarnos en la realidad, entendiendo que aun sin poder pronosticar lo que pasará, ni saber a ciencia cierta en cuál opción deberíamos nosotros depositar nuestras energías, atención y recursos, siempre debe tener un peso importante el hecho de que alguien realmente nos ame, esa persona merece al menos nuestro respeto.

Sí, resulta a veces complicado manejar nuestros impulsos, a veces alguien se apodera de nuestros pensamientos y solo se nos hace posible pensar en intentarlo, en experimentar, en conquistar o bien corresponder a una atracción que comienza a hacerse notar. En ese momento nos cuesta valorar lo que podemos tener en la vida, inclusive podemos ver con hastío aquello que damos por sentado. Estamos tan embriagados de hormonas y nos sentimos tan plenos, que no necesitamos esa estabilidad, ni ese amor conocido.

Como todo en el amor, donde nada está escrito y ninguna historia se replica en dos personas diferentes, esas experiencias que traen consigo el poner en riesgo o perder a alguien que nos ha demostrado que nos ama, por alguien que nos gusta, puede resultar el mayor acierto o convertirse en la peor decisión de nuestras vidas.

Aquí entra en juego el azar del amor, ¿será recíproco el gusto?, ¿llegará a ser amor?, ¿qué tipo de experiencia nos gustaría vivir?, ¿estamos dispuestos a perder a quien nos ama?, ¿será esto motivo de arrepentimiento?… Y allí, motivados por la aventura, quizás cargados de miedo, estamos en medio de dos realidades que nos exigen que fijemos posición, porque el escenario de mantener a quien nos ama y a quien nos gusta en simultáneo, no resulta compatible, y por lo general termina por haciendo daño al parcial o total de los involucrados.

No sabemos todas las respuestas, pero mientras más entendamos lo que quiere el corazón, más allá de emociones, miedos e impulsos, más cerca estaremos de donde debemos estar.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda