RINCÓN del TIBET

Un Momento para Mí

Por lo general el día a día es muy exigente, tanto que suele no dejar tiempo para el descanso, la familia y la realización personal. Sin darse cuenta las personas se van volviendo en objetos que actúan de forma mecánica, hasta llegar al punto de olvidarse de si mismos.

El perfeccionismo, la autoexigencia y el hecho de pensar siempre en los demás, suele llevar a una persona a caer en un profundo estado de ansiedad, preocupaciones, agotamiento y estrés. Poniendo en riesgo las relaciones con el entorno y el amor propio.

Sin embargo siempre hay tiempo para las obligaciones, para los “deberes” pero nos olvidamos de lo más importante, de nosotros mismos.

Si no podemos cuidarnos nosotros, ¿Quién más nos cuidará?

Estamos en un período exigente, que se pide mucho de cada uno de nosotros, pero nos dejamos abandonar. Tener un tiempo para nosotros mismos es vital y se trata de tener un tiempo para: ir al gimnasio, sentarnos a comer y disfrutar de ese momento sin apuros, estar con nuestra familia y meditar.

Ten en cuenta que la meditación es el arte de conocernos a nosotros mismos y mandarnos a silencio, a callar la mente y poder conectarnos con nuestra esencia. Hoy te invito a que tengas 30 minutos diarios y medites.

¿Qué gano teniendo un tiempo para mí?

  • La paz
  • La sonrisa
  • El equilibrio
  • La energía
  • Los pequeños detalles
  • El contacto con los seres queridos
  • El orden de las prioridades

A partir del momento en el que se decide tener un instante propio, se deben establecer ciertos límites y medidas, de lo contrario, jamás alcanzaras tu objetivo.

Para ello debes tener en cuenta, los siguientes consejos:

  • Respeta el tiempo que has destinado para ti, y has que los demás lo respeten.
  • Tomar un café, leer ese libro que siempre has querido o practicar algún ejercicio. Son algunas de las actividades que puedes realizar a diario, creando tu propio espacio.
  • Incorpora en tu rutina, ese momento propio. Esto te ayudara a tener un mejor rendimiento en el resto de las actividades, pues te llenara de un increíble bienestar.
  • Regula el ámbito de responsabilidades, compromisos y el deber.

No olvides dejar a un lado el sentimiento de culpa, este es tu momento y te lo mereces.

Debes entender que el tiempo para ti es prioritario. Es la forma de poder lograr la paz interna, tu equilibrio y verás como la relación con los demás e incluso tu desempeño en las obligaciones mejorarás.

Eres como un árbol, que necesita su cuidado.

En ése momento no importa más nadie. Olvídate de las obligaciones, de las familias, de los compromisos. Date un momento para ti, para encontrarte con tus placeres, con lo que te haces bien, porque tú te lo mereces.

Eres un ser hermoso que has venido a encontrarse consigo mismo, no lo olvides.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda