Tus 5 fuentes de motivación

La motivación es algo muy importante para llevar a cabo todo aquello que deseas. Conseguir tus metas y mantenerte en el camino no será posible si no tienes algo que te impulse a esforzarte día a día. La desmotivación es algo contra lo que deberíamos luchar.

¿Cuál es tu motivación ahora mismo? ¿Alguna vez te has sentido desmotivado? Hoy descubrirás con nosotros las 7 fuentes de motivación que existen y que pueden ayudarte a descubrir cuál es tu principal tipo de motivación.

Carse mil veces y levantarse de nuevo. En eso consiste la vida

1. Motivación extrínseca

motivacion-y-cine-ii

Esta principal fuente de motivación viene del exterior, es decir, dependerá de factores como el dinero que puedes recibir o el reconocimiento al que puedas optar. Este tipo depende tanto de esto que va a dar igual que tengas poco interés en el trabajo. Tu motivación procede de lo que recibirás a cambio.

El gran problema de este tipo es que siempre se va a anhelar más y más. Cuando esto no es posible, la motivación puede verse algo minada. Se puede decir que es «temporal».

2. Motivación intrínseca

la-resignación

En este tipo de motivación ya no importan las recompensas externas. Aquí el deseo de sentirse realizado y el crecimiento personal es lo que prima. El placer que se siente al realizar una actividad independientemente del dinero que se perciba, es la mejor fuente de motivación.

Hay muchas personas que se inician en algo con una motivación intrínseca, pero con el tiempo esta se transforma en extrínseca. De alguna manera, aquello que les hacía felices por sí mismo, ahora tiene otro objetivo.

3. Motivación positiva y negativa

Existen, también, dos tipos de motivación que nos instan a seguir con aquello que nos hace sentirnos realizados. El primero de ellos es la motivación positiva. Gracias a ella estamos en continuo recibimiento de estímulos positivos que nos instan a seguir adelante con nuestros proyectos.

Por otro lado, tenemos la motivación negativa que es cuando recibimos estímulos negativos que nos permiten esforzarnos más para realizar mejor las cosas y conseguir nuestros propósitos. Este tipo de motivación no es soportable por todo el mundo, ya que si te dejas llevar por ella te puede frustrar y hacer que desistas.

4. Motivación cotidiana

Motivación 2

La motivación cotidiana es diaria y no todos los trabajos o todas las actividades cuentan con este tipo de motivación. Una de las actividades que se pueden encuadrar dentro de este tipo son los deportes que exigen un entrenamiento diario.

El hecho de entrenar todos los días y ver progresar los resultados provoca una satisfacción inmediata que se vuelve hasta adictiva. Este tipo de motivación es muy positiva.

5. Motivación centrada en el ego o la tarea

fed7c3d7c18dda9a23d60362f161ba3d

Hay otro tipo de fuentes de motivación que se pueden centrar en el ego. En este caso, se realiza una comparación con respecto a los demás lo que insta a la superación y a quedar en una primera posición.

El otro tipo de motivación puede centrarse en la tarea en el que intentamos conseguir casi la perfección en lo que estamos realizando. La verdad es que estos dos tipos de motivación pueden llegar a frustrarnos porque a veces no está de nuestra mano ser los primeros en todo o conseguir que algo quede sumamente perfecto.

No crecemos cuando las cosas se vuelven fáciles, lo hacemos cuando afrontamos nuevos desafíos

¿Cuál es tu mayor fuente de inspiración? ¿Te mueves más por lo extrínseco o lo intrínseco? ¿Tal vez la motivación negativa te funciona? Cada uno de nosotros tiene una fuente de motivación principal diferente, aunque también depende de lo que estemos realizando.