Trata de entender que tu alma tiene un plan perfecto para ti

A veces nos cuesta entender que tenemos esa parte espiritual que de alguna manera decidió venir a este plano a experimentar lo que de otra manera no podría. Con que nuestra alma tenga un plan no queremos decir que tenemos un destino escrito, n que nuestros pasos ya están transitados. Solo que tenemos, aparte de ser felices, un propósito acá, normalmente asociado a lo que queremos sentir, usando como transporte nuestro cuerpo y nuestra mente.

Es de mucha utilidad, ante situaciones que no logramos entender o aceptar, el detenernos y recordar de dónde hemos venido, todo es perfecto, es como un juego, solo tengo que sacar el mayor provecho, mientras más ame, mientras más dé, mientras más esté consciente de mi experiencia, más provecho le voy a sacar.

dar

Cuando partimos de acá, muy probablemente nos damos cuenta de todo el tiempo que mal invertimos en este plano y aun así, será perfecta esta vivencia, sumará a la sabiduría grabada en nuestra alma… Pero mientras tanto resulta relajante el saber que somos mucho, pero mucho más de aquello que nos mortifica, del rol que asumimos cuando nos alejamos del bienestar, de todo aquello que podemos ver como un problema.

Esto es como nuestro sueño, transitorio, pasajero e irreal, la verdadera esencia nos está permitiendo sentir, básicamente sentir, todo lo que somos capaces de dar, de hacer, de vivir en esta oportunidad, una de muchas ya transitadas y de muchas que vendrán.

En lo particular esto me da otra visión de las cosas, me permite verme desde afuera y tratarme con cariño, con empatía, con protección, a veces olvido quien soy y me abrumo, me inquieto, me disperso. Pero en esos momentos de consciencia, me abrazo, me regreso a la calma a la que pertenezco, donde todo está bien, donde todo es perfecto tal y como es, donde no existe lo bueno, ni lo malo, ni ninguna otra etiqueta y desde allí me digo a esta parte de mí con destellos de lucidez: disfruta la vida, disfruta esta vida, es un sueño corto, vas a haber querido aprovecharlo más cuando despiertes.

olvidar

Mantente regocijado con lo que eres, con lo que tienes, con lo que te ha traído a donde estás, tú escogiste mucho de lo que estás viviendo, no pelees con las decisiones que tomaste antes de venir acá, solo camina y hazlo lo mejor posible y esto solo se logra actuando desde el corazón y permitiendo todo lo maravilloso que la vida tiene para ti.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet