Superar una infidelidad no es tan fácil

La infidelidad es tan difícil de superar por una razón: la pérdida de la confianza. En toda relación la confianza es algo muy importante, algo que debe haber sí o sí, si queremos que nuestra relación llegue a buen término.

Muchas personas no toleran una infidelidad. Y podemos entender por infidelidad muchas cosas. Puede ser un beso, uno toqueteos o algo más, ¡incluso una relación paralela! En cambio, otras logran perdonar la infidelidad sea del tipo que sea. ¿En cuál te encuadras tú?

Superar una infidelidad no es tan fácil

¿Debo perdonar la infidelidad?

Perdonar una infidelidad es cosa de dos. Quien ha sido infiel debe comprender el daño que ha hecho, ha faltado a la confianza de la pareja, y nada volverá a ser como antes, aunque así se desee.

La infidelidad marcará a la pareja, así que nunca esperes volver a lo de antes, pues solo te estarás engañando y sumiéndote en una mentira. Si quieres perdonar la infidelidad habla con tu pareja. Comunicarse y hablar sobre ello es lo que podrá albergar alguna esperanza sobre vuestra relación. Pero, piensa, que siempre es cosa de dos perdonar o no.

Las causas de la infidelidad pueden ser varias. Por eso es tan necesario hablar con tu pareja y ver qué ha sucedido para que se haya llegado a ese punto, ¿qué está fallando?

Si después de hablar con tu pareja decidís seguir adelante, no cometas el error de hacerlo albergando ciertos sentimientos negativos que no harán sino atrasar el inminente momento de la ruptura. La infidelidad provoca celos, rencor, resentimiento… Quizás necesites tiempo para sanar esto, ¡díselo a tu pareja!

Si pasado el tiempo no has sido capaz de eliminar esto de tu mente, no regreses a esa relación de pareja que se basará en el resentimiento y solo os provocará más dolor.

Si quieres perdonar una infidelidad debes estar seguro de ello. No te engañes ni te mientas. Todo ese dolor y resentimiento acabará manifestándose, ¡acéptalo!

Salvar la relación

Si ya tienes claro que quieres salvar tu relación de pareja, debes tener en cuenta todo lo mencionado anteriormente y algunos puntos más que ahora mencionaremos.

  • No tomes decisiones apresuradas: cuando te das cuenta de que tu pareja te ha sido infiel, tus sentimientos afloran y no debes tomar decisiones. Tranquilízate y después de un tiempo ya podrás pensar con más claridad.
  • Acepta tus sentimientos: es normal que sientas rabia, incertidumbre, celos, miedo, dolor, tristeza…, pero no pienses que se acaba el mundo. Acéptalos.
  • Cuida de ti mismo: no hagas tonterías, no te mereces pasarlo aún peor de lo que lo estás pasando. No pasa nada, el mundo no se acaba; es un tipo de dolor que desconocías, pero se puede superar.
  • Alivia el estrés: ¿qué es lo que te ayuda a desestresarte? Busca eso y libérate de toda la presión a la que te estás viendo sometido. Después de eso, lograrás ver las cosas con una mayor lucidez.
  • Llora: las lágrimas sanan muchas heridas. Si tienes ganas de llorar, hazlo, no reprimas esas lágrimas que te ayudarán a descargar todo el dolor y la rabia que sientes.

Si no eres capaz de superar la infidelidad, pero quieres recuperar a tu pareja, puede ser el momento de replantearse la relación.

 

No culpabilices, habla con tu pareja y si es necesario buscad la ayuda de un profesional. Si estáis seguros de continuar vuestra relación no saquéis trapos sucios, no os hagáis más daño. Quizás te sientas tentado a vengarte o a hacerle lo mismo que te ha hecho a ti. Esto es un error.

Acepta que tu relación de pareja ha cambiado y va a cambiar. Debes asumirlo al igual que se asume la muerte de un ser querido. Solo así podrás mirar hacia delante y seguir sin culpabilizar a nadie, sin rencores, sin resentimientos. Puede que tu relación haya sido dañada, que se haya visto debilitada…

No va a ser más fuerte tras esto, no es algo por lo que todas las parejas pasen. Asume que tu relación no va a ser igual, no va a ser mejor. Simplemente, va a ser muy diferente a partir de ahora. Si aceptas esto, quizás haya esperanza y tu relación de pareja pueda seguir adelante.

Si no eres capaz de superar la infidelidad, pero quieres recuperar a tu pareja, puede ser el momento de replantearse la relación.