Mantras: Sintonizando armonía a través del sonido

Cada uno de nosotros forma parte de un inmenso océano energético que cambia constantemente y pulsa en diferentes frecuencias y niveles de vibración.

Todo cuanto conocemos está hecho de energía y esta energía tiene diferentes cualidades de densidad, que dependen de la frecuencia en la que esté vibrando.

La física cuántica nos ha demostrado cómo aún el elemento más denso o sólido no es más que energía condensada a nivel infinitesimal, manifestada en diferentes formas y en diferentes estados y frecuencias.

Las memorias de toda la información bioenergética a la que estamos expuestos, son almacenadas no sólo en el cerebro sinó también en cada célula de toda la extensa red psicosomática que abarca todo el cuerpo y que incluye millones de conexiones entre ellas.

Nuestro Ser completo es un holograma integral, una totalidad mente-cuerpo-espíritu, donde cada punto del holograma celular contiene la información de todo el resto.

Todo lo vivido a nivel personal, cultural o familiar es almacenado en nuestra memoria celular y la sumatoria de todo este bagaje da origen a una sopa energética única; con rasgos, tendencias e incluso desabalances particulares.

Cada uno de nosotros vibra en una frecuencia energética única que puede permanecer perpetuando patrones de forma inconsciente en función de las frecuencias vibratorias que resuenan internamente.

Los textos clásicos del yoga y otras escrituras de sabiduría ancestral mencionan desde hace miles de años la relación directa e indisoluble entre nuestro estado de vibración energética y la salud de nuestro cuerpo-mente.
Los avances científicos han ido constatando que tenemos la misma naturaleza bioeléctrica que La Tierra y que no podemos estar sanos fuera de una frecuencia biológica específica, que es la natural para los seres vivos y que está en resonancia con la frecuencia vibratoria del planeta.

Cómo influir positivamente sobre nuestro estado energético?

Mantra-Meditation-612x362

Cada tradición de sabiduría ancestral tiene su propio mapa de regreso a un estado vibratorio de balance, bienestar y armonía.

Una forma maravillosamente efectiva es el uso de los sonidos conscientes.

A nivel histórico, el gran matemático griego Pitágoras, fue el primer científico que estudió la naturaleza del sonido y la vibración y creía que todos las formas de materia en el universo emiten vibraciones: desde las estrellas más distantes hasta las más pequeñas partículas en la tierra.

Él decía que “Todos los sonidos y vibraciones forman un armonía universal, en la cual cada elemento tiene su función.”

Pitágoras creía que el sonido tiene la potencial de ser un mecanismo de sanción poderoso.

Desde mucho tiempo antes de Pitágoras, los textos clásicos del yoga, reconocían el sonido como una forma de energía con estructura propia con un efecto sobre la anatomía energética y por lo tanto sobre el cuerpo, la psique y el comportamiento humano. Y por esto en esta práctica milenaria se incluye el canto de mantras.

Miles de años más tarde, científicos cuánticos han confirmado que tanto los textos clásicos del yoga, como Pitágoras tenían razón.

En la actualidad sabemos que el sonido es una herramienta sumamente poderosa, una fuente de salud que si sabemos utilizarla conscientemente puede ser una forma de sintonizar con el bioritmo de La Tierra y de recuperar un equilibrio y armonía interna.

Qué son los mantras?

La palabra mantra proviene del sánscrito man, que significa mente, y tra que tiene el sentido de protección, y también de instrumento.

Los mantras son recursos para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción.

Con la meditación a través de los mantras afinamos o sintonizamos nuestro instrumento (cuerpo-mente-energía) hacia nuestro estado más vibrante, para que la totalidad de nuestro Ser recupere su armonía interna y expanda su conciencia.

Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente.

Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Sabiendo que todo en el universo vibra y cada uno de nosotros también lo hace, los sabios conocieron desde hace miles de años el principio del sonido como forma de transformación y crearon los mantras de interiorización, porque conocían el poder que yace detrás de la palabra.

Los mantras son palabras o frases generalmente en sánscrito, que se recitan ya sea en voz alta o bien de manera interna, de forma rítmica y repetitiva como forma de meditación.

De este forma, un mantra es una proyección vibraciónal basada en un sonido particular que tiene el poder de regular la mente y ayudarnos a retornar a nuestro equilibrio natural a través de un ajuste en nuestra vibración.

Cómo funcionan los mantras?

La meditación con mantras consiste en el uso de antiguas vibraciones creadas a partir de los sonidos internos que los grandes yoguis percibieron como formas de balance y reunificación, basados en las corrientes internas sutiles de la anatomía energética: Los Chakras, los Nadis y las capas del aura.

Al utilizar la vibración del sonido se pueden equilibrar los dos hemisferios del cerebro y a la vez influir en el sistema límbico y el lóbulo frontal, facilitando un estado de mayor presencia atenta y una expansión de la conciencia.

El ritmo sonoro funcionará en el plano inconsciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, sin que sea necesario intelectualizar el “significado” o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros.

De hecho parte de la efectividad del mantra consiste en que no es necesario reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos su unidad subyacente.

A lo largo de la repetición del mantra la información que contiene el mismo se desvanece quedando solamente el efecto sonoro y tranquilizador en nuestra mente.

La repetición consciente del mantra utiliza el sonido como vehículo para elevar nuestra vibración energética y así, nuestro cuerpo-mente y cada una de nuestras células, reconocen un nuevo estado vibratorio y lo instalan progresivamente conforme mantenemos la práctica regular de la meditación con mantras.

Al cambiar nuestra vibración, cambia nuestro estado de consciencia y el estado de nuestro cuerpo-mente.

Estas vibraciones tiene el poder de ajustar las funciones del sistema endocrino y del metabolismo, para crear una mente neutral equilibrada y para fortalecer la función inmunitaria.

Cantar o escuchar mantras nos ofrece una herramienta poderosa para “desprogramar” nuestra mente de patrones nos saludables y para crear nuevos programas que puedan influir positivamente en nuestros patrones de pensamiento.

Podremos utilizar las mantras para poder ayudarnos acceder a diferentes canales de la mente que normalmente están fuera de nuestro alcance.

Efectos fisiológicos de los Mantras

Las mantras ejercen su poder en la mente tanto si cantamos en voz alta como si susurramos o si los repetimos en silencio o mentalmente y también si los visualizamos y si los escuchamos en silencio.

Los mantras fluyen en forma de ondas a través del cuerpo, haciendo vibrar las glándulas endócrinas; de esta forma las vibraciones de la mente y el cuerpo son sincronizadas por el mantra.

Con la repetición continua de los diferentes mantras, el poder de los mismos irá manifestándose más y más y los obstáculos mentales y físicos empezarán a desvanecerse.

El mantra vigoriza la mente y produce energía.

La repetición mental de los sonidos o el canto interno de los mantras crea una vibración favorable en el sistema límbico del cerebro.

Sin embargo el trabajo con la voz y el sonido es muy importante en su descarga energética, ya que el sonido es una herramienta poderosa y un vehículo muy potente de circulación energética.

En este ultimo caso intervienen simultáneamente mecanismos corporales (funcionamiento del músculo del diafragma, del cuello, base de la lengua), mecanismos respiratorios (uso del aire) y mecanismos sonoros (producción de armónicos, amplificación del sonido en los resonadores del cuerpo).

Mantra primordial: OM

12-Nuevos-mantras-budistas-para-meditar-1

En la práctica del Yoga utilizamos frecuentemente el mantra del Om, que se considera que es el sonido primordial del universo, el sonido del cual se derivan todos los demás.

Es un monosílabo místico, que tiene la intención de ser objeto de una profunda meditación, cuya más alta eficacia se atribuye no sólo a la palabra en su conjunto, sino también a los tres sonidos que la componen: A, U, M, seguidos del silencio.

Cada parte del sonido corresponde a una etapa: Creación, mantenimiento, disolución. Silencio.

En relación a sus efectos específicamente fisiológicos, la A y la U, hacen vibrar la caja toráxica estimulando las células pulmonares y permitiendo un mejor intercambio gaseoso, afectando también la zona del abdomen; la letra M produce una vibración craneal, generando un masaje en toda la corteza cerebral estimulando el hipotálamo, la hipófisis y la pineal; la primera controla la síntesis de numerosas hormonas, que se relaciona con el equilibrio y asegura la orientación del cuerpo en el espacio, la segunda coordina el ritmo de la respiración y los latidos del corazón.

El canto del “Om” sólo puede usarse para empezar o terminar la meditación, pronunciándolo varias veces: 11, 21, 51 ó 108.

Procurando que el número de repeticiones sean mayores conforme avanzamos en la disciplina del canto de mantras como forma de meditación.

No es conveniente hacer 108 veces desde el inicio, ya que su poder es muy grande y se puede tener una depuración energética muy abrupta.

En la práctica del yoga es importante hacer las cosas de manera gradual y sistemática, para que resulten naturales y no agresivas, según el principio de “Ahimsa” de la no-violencia.

Los antiguos yoguis decían que recitar una mantra durante 40 días nos puede comenzar a transformar un hábito o patrón mental, pero que se necesitan 90 días para confirmar el hábito nuevo, 120 días para comenzar a ser el nuevo hábito y 1 000 días para comenzar a alcanzar la maestría de ese nuevo hábito.

Pruebe dejarse deleitar con estos sonidos ancestrales de gran armonía y permita que su vibración instale poco a un poco un estado cada vez más consciente y pleno.

Vía: VanessaCavallini

 

Te invitamos a visitar:

Cuento: EL PODER DEL MANTRA

Video: Mantra – Satigur Kar Deenai de Protección para el hogar

Mantra – OM GAM GANAPATAYE NAMAHA – Para remover obstáculos

Mantra: Om Mani Padme Hum