RINCÓN del TIBET

Siempre hay alguien esperando poder hacernos felices…

Siempre hay alguien esperando poder hacernos felices…

El más poderoso hechizo para ser amado es amar. Baltasar Gracián.

 

Los seres humanos tenemos la creencia y la costumbre de aferrarnos muy rápido a las personas, el apego es una emoción que surge casi de inmediato cuando hayamos un mínimo nivel de seguridad y de estabilidad junto a una persona, sin embargo, debemos reflexionar sobre el hecho de que existen miles de personas en el mundo que pueden hacernos felices.

Estamos destinados como seres humanos a afinar con la mayoría de las personas en el planeta tierra, aunque generalmente reducimos nuestro círculo de relaciones no sólo de amistad, sino también de pareja, es importante entender que no existe un alma gemela, existen muchas almas gemelas y cada persona puede tener un don maravilloso de hacerte feliz, sólo falta que tengas la apertura para ello.

La salud es el regalo más grande, la satisfacción de la mayor riqueza, la fidelidad de la mejor relación. Buddha.

 

Allí radica la importancia de no desmoronarse ante una ruptura, el final de una relación amorosa puede representar simplemente el inicio de una relación, no necesariamente mejor o peor, sino sencillamente diferente, pues de cada relación debemos tener una enseñanza y un aprendizaje, de cada experiencia que vivimos junto a esa persona el tiempo que sea, es un enriquecimiento personal.

No debemos aferrarnos a una persona para siempre, si tenemos el gusto y el placer de compartir con la persona elegida el resto de nuestra vida pues maravilloso, pero si por algún motivo o muchos debemos separarnos, esto no puede significar el fin de nuestro camino, las cosas serían muy distintas si las rupturas se hicieran de una manera más armoniosa y más serena y esto ocurriría simplemente, con entender que el camino continúa y que estamos destinados a afinar con alguien más.

No solo sería una manera más inteligente y menos dolorosa de separarnos de alguien, sino además en el caso en el que existen hijos en común, de seguro para ellos sería una experiencia mucho menos traumática, el poder ver que sus padres así como un día se amaron, hoy tomaron la decisión de estar separados para no lastimarse, además seguramente el sufrimiento lo reducimos al mínimo, cuando actuamos de una manera razonable, sensata y sincera quitándonos la necesidad de herir al otro, de lastimar, de vengarnos de esa persona que un día nos acompañó.

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. Albert Einstein.

 

Somos responsables del ímpetu, la voluntad, la emoción y la sensibilidad con la que iniciamos una relación, somos responsables de mantener esta percepción el tiempo que dure la relación y también somos responsables, de la manera en que nos separamos y entendemos que siempre hay una persona esperando poder hacernos felices.

 

También te invitamos a visitar:

Cuando tu pareja ha sido y es parte de todo en tu vida…

Las rupturas de pareja: verdades incómodas

No esperes resultados distintos si sigues actuando de la misma manera

No viviré de tu olvido, vive tú de mi recuerdo…

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda