RINCÓN del TIBET

Si sabes hacia dónde vas, llegarás de cualquier modo

Si sabes hacia dónde vas, llegarás de cualquier modo

Cuando nuestro norte está fijado en nuestra mente y corazón, resulta poco probable que nuestro rumbo nos lleve a un lugar diferente.

Podemos retrasarnos, podemos desviarnos, tomar rutas más largas… Pero si tenemos la certeza de que finalmente llegaremos a un sitio o a un estado específico, seguramente encontraremos la forma de estar allí.

 

La paciencia en el camino

Muchas veces se nos hace eterna la ruta para algo que tenemos planteado, pero es necesario sentir paz en nuestro ser mientras eso anhelado está finalmente a nuestro alcance. Por eso ser pacientes, entender los diferentes tránsitos es crucial cuando estamos trabajando por algo.

La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo. ― Giacomo Leopardi

 

La perseverancia tatuada en el alma

A nivel de recordatorio, debemos fijarnos en nuestro ser la capacidad de perseverar, de afrontar las diferentes situaciones y sin importar si salimos bien o si salimos un poco trastocados, seguir nuestro norte. La perseverancia es la que nos hace finalmente alcanzar las victorias, la que nos ayuda a levantarnos, la que nos mueve desde el fondo de un abismo para decir aquí estoy y para allá voy.

Las grandes obras son hechas no con la fuerza, sino con la perseverancia.

― Samuel Johnson

 

Disfruta el camino

No importa hacia dónde te dirijas, ni cuánto tiempo pienses que te pueda tomar llegar hasta allí, lo importante es que sin perder tu norte de vista sepas apreciar cada paso dado, sepas vivir el presente, sepas apreciar el trayecto y te des cuenta de hacia dónde te está dirigiendo cada paso que das…

Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida. ― Facundo Cabral

 

Si te das cuenta de que no estás transitando por el camino que te lleva a dónde quieres ir, recalcula… Tienes en tus manos el timón de tu nave y solo tú debes hacer uso de él… Si vamos por la vida inercialmente no podremos notar si el barco está a la deriva y cada vez se hace más difícil retomar el rumbo hacia el destino planteado.

No te quedes dormido en el camino, está atento… Siempre que puedas elabora la reconstrucción de la ruta, sabrás mejor que nadie cuándo ya transitaste un camino y no hace falta volver a él, sabrás cuando estés preparado para cruzar una tormenta o bien decidir esperar en tierra firme mientras las aguas se calman. Solo tú, escuchando la voz de tu interior, que siempre te llevará al mejor sitio para ti, sabrás cómo llegar a dónde quieres estar.

Lo más importante es determinar a dónde queremos ir… Si lo sabemos, lo interiorizamos y trabajamos para ello, nada podrá hacernos llegar a un sitio diferente…

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda