RINCÓN del TIBET

Se busca príncipe azul …

príncipe azul

Se busca príncipe azul …

En algún momento de mi vida el deseo de encontrar a alguien que me hiciera vivir un cuento de hadas, se hizo presente. Supongo que soñaba con encontrar esa persona que me complementase, que me colmara de amor, de detalles, que llenara mi vida de sonrisas, que jamás me hiciese llorar y me cuidara como se cuida una flor para que nada malo le ocurra.

Afortunadamente a medida que pasaba el tiempo, mis conceptos ideales de amor fueron cambiando, comenzando porque ya no tenía ninguna necesidad de que me complementasen, me sabía completa… Ese príncipe azul soñado, cada vez era más humano, pero a pesar de restarle ficción, aun no logro dar con él.

Adelanto que soy una princesa dispuesta a dar lo mejor de mí, a respetar y cuidar a mi príncipe, pero dejo claro que en mi vida no prospera nada que atente contra mi esencia, contra mis sueños, contra mi dignidad. Así como tengo mucho amor bonito que dar, no esperaré algo diferente de quien quiera recorrer sus caminos conmigo a su lado.

El príncipe que busco, no tiene un fenotipo determinado, solo lo imagino alto y sonriente, con ojos que me miran con admiración, con entrega, con pasión… Me gustaría que teniendo muchas opciones en su vida me eligiera a mí en cada momento, que sus planes contemplaran mi presencia. Ese príncipe está en mi vida para engranar conmigo, para que hagamos el mejor de los equipos, sin abusos, sin manipulaciones, solo apoyándonos, apreciando y valorando la presencia del otro en nuestras vidas.

El príncipe de mis sueños respeta mis proyectos, me impulsa y cree en mí en los momentos en los cuales ni siquiera para mí está tan claro. Ese príncipe me da paz, no me llena de dudas. Me quiere con mi luz y con mi oscuridad, no pretende cambiarme, pero sabe mostrarme esa puerta de cambios que solo por dentro se puede abrir. Me inspira a diario a ser mejor, a no conformarme, a salir de mi zona de confort y a apostar con fe en que el resultado será favorable.

No es un hombre común… Me mira como a su compañera, como a su amiga, me mira como si jamás fuese a lastimarme. Por él me siento cuidada, con él me siento más fuerte, solo espero que exista más allá de mi fantasía. En mis sueños, ese príncipe que espero es capaz de esperar por mí, así como yo espero por él.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda