Sanar el corazón…

Efectivamente es el corazón el más lastimado. La persona puede disimular en su exterior que está en perfecto estado. Puede sonreír, ir al trabajo, salir con amistades…  sin embargo, su corazón está como muerto en vida, late con menos fuerza; más bien late porque tiene que bombear sangre, pero en su interior está ausente el ingrediente que le da vida: EL AMOR.

Amor a si mismo, amor a  la vida, amor a sus semejantes, amor a su pareja. Amor por el hecho de despertar y vivir un nuevo día.

 

Cuando el corazón está herido, primeramente hay que ir al fondo, a la raíz. Se debe abrir esa herida y sacar todo aquello que lo está pudriendo: rencor, ira, falta de perdón, resentimiento o enojo con uno mismo. Muchas veces hace mas daño la falta de perdón a uno mismo, ya que se trae a la memoria las veces que fallamos, nos equivocamos o tomamos malas decisiones que lastimaron a otros o a nosotros . Tal vez no podemos cambiar las cosas que ya hicimos, pero si podemos no volver a cometer los mismos errores .

Hay personas que viven con un niño interior lastimado, vivieron violencia familiar, desapego de ambos padres, abuso sexual, discriminación, comparación con hermanos, baja autoestima , divorcio, o muerte de un ser querido. Y si ese niño no es sanado en el transcurso de su vida, jamás podrá llegar a ser un adulto sano.  Recuerda: nadie da lo que no posee desde su interior.

Hay corazones heridos por una mala relación o un mal matrimonio, una desilusión grande. Y ese corazón lastimado se vuelve frió, se pone la barrera más grande que haya existido, por el simple hecho de no querer ser lastimado nuevamente. Escucho con frecuencia decir las siguientes frases: ”El tiempo cura la heridas”,  ”Un clavo saca a otro clavo”, ”Barriga llena, corazón contento”.

El tiempo cura las heridas: Tal vez el tiempo te ayude a olvidar, pero no a sanar el corazón. El tiempo no cura las heridas, las heridas se curan con amor.

Un clavo saca a otro clavo: Muchas personas llegan a nuestra vida para marcar un antes y un después, enseñarnos algo, darnos un consejo, o ayudar a superar una prueba. No hay dos personas iguales, no trates de suplir su ausencia o el desamor con otra persona. Date la oportunidad de querer  y creer nuevamente en alguien… no por desesperación o soledad, sino porque has superado aquella desagradable relación  y sanado tus heridas. Y cuando un clavo saca a otro, la única razón es porque es un mejor clavo y vale la pena.

Barriga llena, corazón contento: No podemos llenar de amor a un corazón con comida, cosas materiales, alcohol, sexo o diversión. Aunque te llenes de todo eso, tu corazón no estará contento mientras tú no estés bien desde tu interior.

Cómo puedo sanar al corazón:

1.- Reconociendo que esta lastimado, no evadir ese dolor: enfrentarlo.

2.- Quitando de tu vida, todo aquello que te dañe: malas amistades, una mala relación, adicciones, una mala actitud, o una mala manía.

3.-Habla acerca de lo que sientes.

4.-Mantente ocupado con cosas que ames hacer.

5.- VALÓRATE.

No permitas que nadie dañe tu corazón, pero tampoco te cierres a volver a amar, más bien ama con sabiduría y madurez. Recuerda esto: Ámate a ti mismo y los demás te amaran. Un corazón sano da un amor sano, una relación sana y una vida sana.

 

Vía: Elacorazado