¿Sabes cómo afectas tu vida con los juicios y prejuicios?

Vivimos rodeados de suposiciones, percepciones, maneras de pensar y una serie de conceptos predefinidos, que nos señalan que tenemos una cierta y determinada personalidad, de hecho solemos defenderla hasta el final, comentarios como “yo soy así”, “ésa es mi forma de ser”, “sé muy bien quién soy, yo me conozco”…y un sin fin de maneras de tratar de manifestar que nos conocemos, no son más que prejuicios, incluso y en principio, prejuicios que tenemos de nosotros mismos, conceptos que nos atrapan y dentro de los cuales pretendemos vivir, cuando en realidad no llegamos a conocernos desde lo verdadero y desde lo genuino, simplemente somos el producto de las costumbres y tradiciones que nos fueron heredadas y de las creencias que albergamos y que pensamos nos convertimos en eso.

prejuicios

Abre los ojos. Mira al mundo sin prejuicios. Acude siempre a las fuentes y decide después por ti mismo dónde está la verdad. Javier Sierra

 

Tener ideas preconcebidas de las cosas, nos aleja de lo real, nos aísla a lo que creemos y en base a lo cual veremos lo que ocurre ante nuestros ojos, es como el efecto de un cristal reflector de luz, la luz tomará el color del cristal, cuando en realidad tiene un color único y lo que le da el matiz es el enfoque que le damos y que necesariamente, es el tamiz de nuestras creencias.

Publicidad-pulseras3

No se trata de asuntos religiosos, doctrinas, filosofías de vida y las innumerables maneras que ha creado el ser humano hoy día para intentar conectarse con lo divino, más bien se refiere a deslastrarnos de todo ello, a intentar ver las cosas desde lo simple y lo sencillo e intentar no hacernos juicios de nada ni de nadie, pues siendo neutros y sencillamente meros observadores, podremos apreciar lo que es real.

falsedad

Las confusiones hoy día se encuentran a la orden del día, es que en realidad existen demasiados motivos para que ello ocurra, cada quien tiene su verdad, su percepción, su manera y su seguridad de estar en lo cierto, continúan los fanatismos y muchas ideas sin razón que enaltecen doctrinas y filosofías de vida que no ven más allá, todo llega hasta un límite, un límite que nos auto imponemos y que pretendemos mantener como zona de seguridad ante nuestras propias creencias.

Pocos seres son capaces de expresar con calma una opinión distinta a los prejuicios de su entorno. Katherine Pancol

 

 

Cuando nos permitimos ver las cosas desde su esencia, sin juicios, sin prejuicios, nos damos la oportunidad de observar lo que es en realidad, no es complejo, es como cuando vas a conocer a alguien de quien ya te han hablado, es inevitable que te hayas hecho ideas en base a lo que te han dicho, esta bien, es lo común, pero no permitas que cada cosa que esa persona que conoces te vaya diciendo, lo vayas etiquetando en afirmación o negación a lo que te habían dicho de ella o el.

Un ejemplo sencillo son las discusiones cotidianas que tenemos en las relaciones de pareja, cualquier detalle sencillo que no tiene que ser de mayor peso, intercambiamos palabras y cada quien se va por su lado a sus actividades, pero en el camino cada quien va pensando…«seguro que pensaba que lo iba a tolerar…es que ya no es lo mismo…pienso que no siente lo mismo…por qué nada es como antes…” y por su parte, tu pareja piensa “pero que se habrá creído…sólo quiere amargarme el día…y yo que soy tan especial con él o ella…” y así sucesivamente vamos alimentando pensamientos, que¿¿¿ en realidad no tienen sentido ni asidero, no son reales, son solo juicios que nos estamos haciendo sobre algo que ya sucedió.

realidad

La gente no nace mentirosa, miedosa, intolerante y prejuiciosa, ¡Lo aprendes en el mundo en que vives! Jacque Fresco

 

 

Presta atención a lo que ocurre, sin pre concepciones, corta las cosas ya sucedidas y no te enfrasques en ideas que no son reales, son simples pensamientos, que además no traen buenas acciones, libérate de los prejuicios y ve las cosas tal y como son.

 

También te invitamos a visitar:

Lo que los demás piensen de ti, refleja quiénes son ellos

Nada que pretender, nada que demostrar… Únicamente ser

No se trata de ser sabio sino de reconocer la propia ignorancia

Se ven las caras, no los corazones

x