Reconoce cuando una etapa ha llegado a su fin

Cuando hablamos de nuestra vida, la cual está íntimamente relacionada al factor tiempo, es de crucial importancia determinar cuándo debemos dar por terminada una etapa,  considerando que esto es lo único que nos permitirá cerrar esa puerta y mirar a nuestro futuro con más herramientas y menor desgaste.

Cuando nos quedamos atrapados en una situación y no reconocemos que debemos cerrar una puerta para tener acceso a múltiples opciones que la vida nos ofrece colocando frente a nosotros puertas que podemos cruzar a nuestro antojo, lo que estamos haciendo es extender en tiempo una experiencia que no necesariamente representará para nosotros gratificante, sino por el contrario, nos estancará, apagará y lo peor de todo nos acostumbrará a esa vivencia, veremos esa situación como normal y limitaremos nuestras posibilidades a nuestra percepción.

Cuando una puerta se cierra, aunque no lo veas, otra se abre.  ― Bob Marley

 

Piensa en aquello que te está molestando

14-olhos-fechados

Si atraviesas un momento difícil, sientes que estás estancado, que te cuesta avanzar, que estás atado, detente un momento y evalúa la situación, evalúa hasta qué punto eres responsable de eso que estás viviendo, sin sentir necesariamente culpa al respecto, estudia el escenario, cuáles son las opciones que tienes en relación a la situación. Muchas veces no son necesarias medidas extremas para cerrar una puerta, ni quedaremos muy distantes del recintos cruzados anteriormente, pero resulta de gran importancia reconocer la realidad y nuestro alcance.

Pretender vivir del pasado es la utopía más estéril y peligrosa. ― Richard Wagner

 

Decide qué dejas detrás de esa puerta

donde-una-puerta-se-cierra-otra-se-abre

Muchas veces el miedo nos paraliza y el hecho de vernos colocando en nuestra mochila lo netamente necesario para continuar, dejando atrás lo vivido, dejando tras la puerta cerrada todo lo que nos pesa, nos limita o sencillamente nos incomoda, parece una idea liberadora, pero no nos sentimos con la capacidad de hacerlo, de forma consciente o inconsciente permanecemos atados a un pasado que ya no tiene razón de ser y si decidimos cruzar al otro lado dejamos la puerta entreabierta para poder volver cuando lo consideremos… y de esta manera nunca logramos liberarnos de aquello que ya expiró para nosotros.

Reconoce y acepta la idea de no volver atrás

Globo-de-diente-de-leon

Para no malgastar nuestra vida, tenemos que tener claro qué es lo más conveniente para nosotros, muchas veces quisiésemos que las cosas fuesen diferente, pero la realidad se planta en frente y nos dice que ya no está a nuestro alcance generar los cambios que queremos, porque hay cosas que salen de nuestro control y se vuelven inaccesibles, sobre lo que siempre tendremos control será de la forma en que reaccionemos a los acontecimientos de nuestra vida y mientras más rápido reconozcamos cuándo debemos dar punto final a una situación, mejor estaremos haciendo uso de este regalo llamado vida.