Puede que los polos opuestos se atraigan, pero eso no garantiza continuidad

Todos en algún momento habremos escuchado la famosa frase: “polos opuestos se atraen” y muchos quizás hayan tenido la oportunidad de formar parte de la estadística que esta afirmación encierra.

Si bien es cierto que las diferencias pueden atraer, también lo es el hecho de que las relaciones  responden a la premisa de haberse fomentado, basándose en el contraste generado por sus diferencias, a largo plazo se hacen más cuesta arriba para mantener y preservar.

No se trata de que busquemos personas iguales a nosotros, pero sí es positivo resaltar que las afinidades, los gustos comunes, el compartir proyectos, hobbies, preferencias, nos facilita el permanecer y querer estar en una relación.

pareja-enamorada-sentada-en-un-banco

Aquellas parejas que se vincularon, encontrando un equilibrio en sus maneras y en sus diferencias, habrán afrontado muchos retos para estar juntos. Se habrán dado cuenta de que si las diferencias están asociadas a aspectos trascendentales, a valores, a proyectos macro de vida, no habrá mucho que se pueda hacer por trazar rumbos comunes.

Las diferencias que por preferencia están asociadas a esa atracción preliminar, no deben generar rivalidades, ni enfrentar a la pareja en un contexto moral o religioso. La manera de apreciar la vida y de querer transitar el trayecto, debe poder tener puntos comunes.

Una relación entre personas con muchas cosas comunes o diferencias extremas, requiere siempre de compromiso mutuo, de querer estar y de querer conciliar lo necesario de la mejor manera. Se deben evitar las imposiciones y las presiones para generar cambios en el otro.

polos opuestos

Como amar sanamente, implica libertad, debemos tratar de seleccionar a nuestras parejas de manera tal que no tengamos necesidad de exigir o pretender de alguna manera algún cambio. El principio debería ser: ¿soy capaz de amar a esta persona tal y como es?

El problema mayor radica es que en el mejor de los casos creemos que sí podemos, pero en la mayoría tenemos un listado de ajustes que nos gustaría realizar y nos desgastamos y nos frustramos tratando de que esos cambios se produzcan en esa persona.

Nunca trates de cambiar a una persona que amas, porque el mismo esfuerzo que realizas para cambiar a esa persona, dice que amas solo la mitad, y que la otra mitad de la persona no es aceptada. Osho

Así que considera que te puedes sentir muy atraído con alguien diametralmente opuesto a ti, pero puede que con el paso del tiempo, sientas que las diferencias pesan mucho y estarás en una relación que quizás demande más energía el mantenerla y fortalecerla.

Nada es imposible cuando las dos personas saben lo que quieren, pero no caigan en el error de querer llevar al otro a sus terrenos, cuando fue justamente el estar en alguno diferente los que les atrajo en un principio.

Por: Sara Espejo