RINCÓN del TIBET

No te preocupes por el “Qué dirán”. Sé tú mismo, y sobre todo, sé feliz

No te preocupes por el “Qué dirán”. Sé tú mismo, y sobre todo, sé feliz

Dejarnos afectar por lo que se dice de nosotros, es algo que casi todo ser humano ha pasado alguna vez, incluso muchas personas basan su vida en el que dirán, tanto para bien como para mal, de alguna manera nos sentimos condicionados a los comentarios y a la impresión que causamos en las demás personas.

Quien se enfada por las críticas, reconoce que las tenía merecidas. Tácito

Ocurre que resulta muy poco inteligente, vivir esclavizados ante las opiniones de los demás sobre nuestra vida, de la cual cabe destacar, no saben prácticamente nada, ignoran nuestro verdadero sentido, nuestras razones, motivos, inspiraciones, vivencias, experiencias y todo lo que albergamos en nuestro interior y aún así siempre les resulta muy simple emitir opinión, que además pocas veces resulta ser constructiva.

Vivir de la vida ajena, es un mal hábito que cada vez se hace más común, de alguna manera las personas han dejado de prestar atención a sus propias vidas y comienzan a interesarse de más por la vida del otro y lamentablemente esta energía que se ha ido multiplicando, afecta directa o indirectamente a las otras personas, tanto es hoy día la necesidad de encajar en el mundo, que estamos condicionados en casi todos los aspectos, como vestimos, nuestro peso, lo que ingerimos, nuestras profesiones, nuestras posesiones, el aspecto de nuestra pareja, cuantos hijos tenemos, gustos, elecciones, cultura, viajes…y pare de contar, estamos viviendo prácticamente en torno a lo que dicen los demás de manera permanente.

Cuando a las gentes les faltan músculos en los brazos, les sobran en la lengua. Miguel Delibes

 

Evidentemente esto es una forma cruda de esclavitud, desde el preciso momento en el cual decidimos satisfacer las exigencias de alguien más, estamos renunciando a nuestra libertad, a nuestra tranquilidad y nos estamos sumando a una corriente de personas que vive diariamente tratando de satisfacer las opiniones triviales de los demás y además prestan oídos a esas opiniones, se dejan influenciar, se dejan afectar.

Lo que verdaderamente importa es lo que somos en realidad, si tienes tu consciencia tranquila poco importará que te condenen, en realidad que importa lo que puedan pensar o decir los demás sobre nosotros?..resulta que importa en la medida en que nosotros mismos le concedemos importancia.

La mejor manera de anular las opiniones indeseadas, es quitarles fuerza, ignorar la ignorancia, poco podemos hacer ante aquellas personas que opinan sin saber, sin conocer y sin argumento alguno, no tiene ningún sentido desgastarnos en trivialidades, solo el rechazo profundo y sincero del que dirán, puede aminorar hasta anular los comentarios.

La crítica es la fuerza del impotente. Alphonse de Lamartine

 

Fácilmente se consiguen personas dispuestas a opinar de aquello que no conocen, sin saber simplemente que hacer critica de lo que se desconoce es simple calumnia, y llenar tu vida de calumnias es un mal muy amargo.

Libérate de estas opiniones, recuerda siempre que la risa del ignorante es muy común, si realmente las personas pusieran más atención a sus propias vidas y se ahorraran la insensatez de juzgar a otros, si simplemente pudiéramos observarnos más a nosotros mismos, quedaríamos mudos ante el simple hecho de tener que hablar de alguien, porque hablar de otra persona es sencillamente hablar de sí mismo.

 

También te invitamos a visitar:

Quien dedica su tiempo a mejorarse a sí mismo no tiene tiempo para criticar a los demás

No desprecies a nadie, todos tienen algo que ofrecerte y algo que enseñarte

No le vengas con cuentos a quien sabe historias

Lo que más odias es lo que más niegas de ti mismo

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda