RINCÓN del TIBET

No permitas que tu vida se diluya en apariencias

No permitas que tu vida se diluya en apariencias

Cuando hablamos de sinceridad lo primero que nos viene a la mente es decir lo que pensamos abiertamente, incluso muchos justifican el insulto, las groserías y la falta de educación con la sinceridad, cuando ser sincero no significa ser desagradable ni impertinente. Pero hay un rasgo de la sinceridad que no tomamos en cuenta, y es su nexo con la veracidad y la sencillez.

Recorremos el camino de nuestra vida recogiendo enseres, vamos en un viaje donde nos cargamos de objetos y sentimientos que algunas veces nos facilitan el recorrido y muchas otras se convierten en un gran peso que lleva al agotamiento y al desgaste.

Eso ocurre con las apariencias, con querer parecer algo que no se es, en querer proyectar una imagen de nosotros que a la larga cuesta demasiado mantener; esta situación va derivando en un desgaste y en una especie de olvido de nuestra propia realidad, de lo que somos esencialmente y de lo que nuestros afines aman de nosotros; incluso terminamos recorriendo ese camino cargados de cosas innecesarias por mantener esa apariencia y dejamos lo genuino a un lado.

La apariencia implica una pérdida de sinceridad y de honestidad con uno mismo, ¿para qué hacer ver a otra persona que no somos quienes somos? ¿por qué ocultar nuestro maravilloso ser? ¿por qué pensar que mantendremos las apariencias a lo largo de todo el camino y además lo disfrutaremos?

Asociamos las apariencias con lo externo, con lo físico, con la manera de vestir de una persona y tendemos a juzgar a los seres a partir de allí, pero las apariencias también llevan implícito una situación interna, de aceptación o negación, de rechazo y de una inconformidad inconsciente con la vida que llevamos o con la manera que tenemos de hacer las cosas.

Es propio de un espíritu fuerte profundizar los asuntos que trata, y no dejarse sorprender por las apariencias.

―Eugenio Espejo

 

Cuando asimilamos el desgaste que conlleva las falsas apariencias, y nos permitimos abrirnos a la sinceridad con nosotros mismos y con los demás, comenzamos a descargarnos de los enseres innecesarios que tomamos en el camino:

1.- Constantes dudas respecto a las decisiones que tomamos en determinados momentos.

2.- Pensamientos de envidia hacia los demás y necesidad de superar aquello que nos genera envidia.

3.- Una alta capacidad de juzgar las situaciones y decisiones de los demás.

4.- Gran necesidad por ocultar aquellos aspectos de nosotros mismos que nos incomodan.

5.- Deseo permanente de hacer saber al otro los pasos que damos, los logros que obtenemos y los planes que figuramos.

6.- Actitud positiva ante los demás pero conflictiva en nuestros hogares.

7.- Deseos vanos de felicidad y plenitud que se transforman en constantes quejas.

8.- Una alta necesidad de compartir experiencias íntimas en su mayoría fingidas.

9.- Tendencia a la comparación permanente de nuestra situación en relación a la de los demás.

No hagamos de las apariencias nuestra verdadera identidad, no nos esforcemos por mantener una imagen que no somos, no nos desgastemos en hacer ver a los demás lo que ellos quieren ver, seamos auténticos, honestos con nosotros mismos, genuinos y sencillos, hagamos de nuestro día a día único y real, con lo bueno y con lo malo, con lo dulce y con lo amargo, con los mayores y los pormenores y haremos de nuestra existencia un ligero placer.

 

Te invitamos a visitar este artículo:

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda