No dejes ir a las personas que te hacen sonreír…

A lo largo de nuestras vidas, sin tener claro el porqué de las cosas, nos topamos con personas que sencillamente nos aportan luz, bienestar, personas que quisiéramos llevar colgados a nosotros de forma permanente… Logramos por decirlo de alguna manera una conexión especial y resultan alicientes para nuestra alma dentro de tanta turbulencia.

Lamentablemente, muchas veces nos acostumbramos a rodearnos de personas que roban nuestra energía, e incluso cuando no están cerca de nosotros, somos nosotros mismos quienes colaboramos para que eso ocurra, a través de nuestros pensamientos, nos torturamos recreando situaciones, nos torturamos simulando una conversación mental en donde decimos lo que queremos o lo que pensamos que es una respuesta correcta, sentimos culpa, remordimiento, nos ponemos nuestro traje de víctimas, y no decidimos soltar a esas personas…

Si-algo-no-te-gusta-cambia

Por el otro lado, a quienes sentimos cerca, a quienes sabemos que nos quieren bien, a aquellos que con solo un mensaje nos hacen sentir especiales, los damos por sentado e inclusive por algún motivo más bien buscamos alejarlos, esto puede ocurrir por miedo a vivir algo especial, por respeto a alguien más, por no salir de nuestra “zona de confort” o sencillamente por no querer anteponer nuestros deseos sobre los de otra persona.

shutterstock_237603157-1

Pienso que nada de lo que nos ocurre pasa por casualidad, que las personas no se cruzan en nuestra vida sin propósito alguno, que cada quien está escribiendo el libro de su vida, pero que hay una especie de acuerdo de almas donde nuestro aprendizaje depende en gran medida de la interacción que tengamos con otras personas, desde nuestros padres, hasta aquellas personas que podemos pensar que ocupan un rol de extra en nuestras vidas.

Cómo decidir qué tipo de personas debemos mantener cerca? Esto es de sentido común, sin embargo, muchas veces ese sentido común lo tiramos por la borda, debemos mantener cerca a aquellas personas que nos llenan de energía, a aquellas personas de las que ansiamos escuchar su voz, a aquellas personas que nos hacen sentir especiales, delante de quienes no debemos colocarnos ninguna fachada, porque ya así, exactamente como somos nos quieren, respetan y valoran… tan fácil como debemos mantener cerca a aquellas personas que nos hacen sonreír.

700e517bcf68d1a33a170f8231acb00f

Y por otra parte, debería ser sencillo alejarse de quienes no te aportan, de quienes te restan, de quienes a pesar de quererte, te lastiman, te disminuyen, te cargan y te toman como papelera de sus toxinas y problemas… Esto no debe malentenderse, obviamente todos tenemos problemas y muchas veces recurrimos a nuestros afectos cuando necesitamos apoyo y esto no debe ser motivo para abrir una brecha, pero si se hace una condición permanente que alguien deposite en nosotros lo peor que lleva sin compensar de alguna manera toda la carga emocional que nos transmite, debemos pensar un poco en nosotros y mantener a raya a esta persona.

Por fortuna o lamentablemente no podemos dar marcha atrás en tiempo y cambiar las cosas que han ocurrido, no podemos disolver nexos existentes entre otras personas, no podemos obviar realidades… tampoco es sencillo mandar todo a un agujero y comenzar de nuevo, no es sencillo, pero tampoco imposible.

niña

Mientras nos conocemos a nosotros mismos a través de alguien más, mientras vemos cómo nuestro rostro se ilumina o se marchita, podemos ir leyéndonos, podemos ir acercándonos intuitivamente a lo que nos hace bien y alejándonos de lo que apaga nuestra luz… Solo nosotros podemos decidir lo que queremos mantener en nuestra vida, acostumbrarnos a algo que no nos llena, que no nos satisface, por cubrir alguna necesidad o llenar algún espacio, nos traerá más vacíos a futuros, vacíos que probablemente ya no puedan ser ocupados por quienes realmente merecen esos espacios.

 

Te invitamos a visitar:

No dejes ir a esa persona que hace tu vida especial

A todos alguna vez nos toca empezar de nuevo…

Deseo que hoy te pase de todo y que todo sea bueno