Nadie puede hacerte infeliz sin tu consentimiento

Si tu felicidad depende de lo que hagan los demás,

supongo que estarás en aprietos. ― Richard Bach

 

Puede resultar muy duro pensar que nuestro papel de víctima pueda pasar a ser de victimario de nosotros mismos con un solo abrir de ojos… Es duro, pero totalmente liberador, porque una vez que aceptamos que nuestra felicidad o la ausencia de ella no dependen de nadie más, más que de nosotros, todo parece controlable.

Cuando estamos en una situación donde vemos vulnerado nuestro ser, donde sentimos que nuestra felicidad se turba por otra persona o peor aún alguien externo a nosotros nos hace daño, nos lastima, nos amarga o nos saca de control, debemos rápidamente concientizar que eso solo está ocurriendo porque lo estamos de una forma u otra permitiendo.

chica

Herramientas para evitar ceder el control de tu felicidad

Ámate, ésa es la base de todas las relaciones, cuando te amas, de forma sana, de forma protectora, procurarás situaciones que te permitan ser como eres, que te permitan crecer a través del amor y que te permitan fomentar relaciones que te aporten lo mismo que tú te das.

Establece límites de respeto, cuando tenemos una autoestima sana, sin daños, sin cicatrices o heridas mal sanadas, es fácil poder crear relaciones basadas en la consideración y el respeto mutuo. Respetar a las personas con las que nos relacionamos y a nosotros mismos, es casi una fórmula infalible para “ganar” el respeto de quienes nos rodean.

Aléjate de las personas que puedan estar opacando tu vida, muchas veces tenemos nexos o relaciones de las cuales no nos resulta cómodo o fácil alejarnos, en estos casos debemos buscar la forma de cambiar el tipo de interacción, dando la pauta de lo queremos. En otros casos podemos, con menor dificultad, alejarnos o interactuar con mayor limitación y control con este tipo de personas.

caballo

Reconoce que aún cuando no puedes actuar por los demás, eres el único responsable de lo que permites recibir, solo nosotros podemos limitar lo que recibimos, si alguien siempre tiene su granada preparada para que la recibamos justo antes de explotar, somos los únicos responsables por recibirla, nadie tiene el poder de hacernos daño, sino nosotros de permitirlo.

No te expongas a situaciones donde puedas salir maltratado, muchas veces de forma bastante obtusa, nos empeñamos en vivir determinadas situaciones, puede ser que esto sea algo que tengamos que inevitablemente vivir para tomar la experiencia y el aprendizaje. Pero en términos generales podemos aprender a través de caminos menos tortuosos y evitar las situaciones y las personas que nos generen incomodidad o malestar.

Concientiza que tu felicidad está dentro de ti y exclusivamente dependerá de ti, vive con la plena seguridad de que tu actitud ante las situaciones, tu modo de apreciar la vida, tu forma de relacionarte son las cosas que en mayor grado determinarán la manera en la cual puedas conectarte con tu felicidad.

Abrazo corazon

Toma el control de tu felicidad, no se lo otorgues a nadie, no permitas que nadie te haga sentir menos o te haga sentir mal, da lo que quieres recibir y espera lo mejor de la vida y lo mejor de ella llegará a ti.

 

Te invitamos a leer:

6 ejercicios prácticos para potenciar tu felicidad

Felicidad 3Podemos aplicar una serie de ejercicios que nos ayudarán a ser más felices, sigue algunas de estas prácticas y observa cómo todo comienza a cambiar a tu favor. Ver más