RINCÓN del TIBET

Las perores cadenas son las que te atan a un mal pasado

Las perores cadenas son las que te atan a un mal pasado

Ciertamente, lo peor que nos puede ocurrir no es haber vivido algo que consideramos terrible, sino encadenarnos a ese pasado y negarnos a superarlo.

Hay quienes piensan que una mala experiencia, es lo que los define, que si dejan de sufrir, de lamentarse, de sentir culpas, o si otorgan un perdón determinado, están acabando con parte esencial de su ser, con su historia, con lo que son hoy día.

Muchas personas pueden pasar amargadas el resto de sus vidas por una vivencia que los haya marcado de forma negativa, dándole el poder eterno a esa circunstancia de fastidiarle la vida. Logrando de esta forma encadenarse de la forma menos inteligente emocionalmente a un pasado, que si bien pudo haberlos marcado en un momento determinado, pues se dan la tarea de refrescar esas heridas día tras día para que ni por error o casualidad lleguen a sanar.

La vida siempre va a contener malos momentos, malas experiencias, malos capítulos, inclusive medio libro que bien valdría la pena quemar, pero por fortuna o por desgracia no tenemos el poder de cambiar el pasado, pero definitivamente sí tenemos el poder de cambiar nuestro presente y con él definir nuestro futuro.

Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas. ― Facundo Cabral

 

No sirve de nada desperdiciar lo poco o mucho que nos queda de vida haciéndonos mal con algo que nos ocurrió. La única alternativa que tenemos para dejar el sufrimiento atrás es decidir sanar y con esto no decimos que sea un proceso sencillo ni mucho menos rápido, pero de seguro la sanación nos tomará menos de lo que nos quede de vida y lo más importante le dará calidad a nuestros días.

Cuando nos vemos expuestos a heridas, debemos en primera instancia aceptar que la herida está, saber cómo se generó, quiénes se vieron involucrados y cómo nos hizo crecer como personas esa herida (esto por lo general se nota más cuando la herida pasa a ser una cicatriz). Una vez identificadas las variables, podemos darnos la tarea de perdonarnos y perdonar a quienes de una forma u otra tienen que ver con nuestro sufrimiento.

Con el perdón no liberamos a nadie de la culpa, nos liberamos a nosotros del dolor que nos genera no perdonar, le quitamos la oportunidad a esa persona de seguirnos lastimando aunque ni siquiera sea ése su deseo.

Una vez logramos aceptar y perdonar, veremos cómo nuestro corazón comienza a sanar, cómo todas esas heridas dejan de sangrar y lo que ayer dolía, hoy solo se siente… Y cada vez menos… Hasta que un día nos demos cuenta de que ya no duele para nada, allí estaremos ya sanados e inclusive con la capacidad necesaria para olvidar, para tener presente la lección sea cual haya sido, pero dejar atrás el dolor, los días y las lágrimas perdidas.

Siempre podremos comenzar de nuevo, ésa es una de las cosas más maravillosas de la vida, no lo hacemos porque nos negamos a ver las oportunidades. Pero cuando nos hacemos conscientes de ello y decidimos acabar con las cadenas que nos une a un mal pasado, sencillamente estaremos aprovechando una de las millones de oportunidades que nos ofrece la vida para ser felices.

 

Te invitamos a visitar:

Ya es oportuno dejar de pensar en “lo que hubiese pasado” y dedicarte a vivir

No soy lo que me ha pasado

Nadie puede ser más ajeno que la persona que amabas en el pasado

Perdonar no cambiará tu pasado, pero sí cambiará tu futuro

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda