RINCÓN del TIBET

La vida no son partes que hacen un todo …

parte

La vida no son partes que hacen un todo, más bien es un todo que solemos dividir…

Frecuentemente dividimos en partes los espacios de nuestra vida, no en el sentido disciplinario y de organización, mas bien en la pérdida del sentido de que todo se relaciona, todo va unido, cada espacio, cada ser, cada instante de nuestra vida representa la totalidad de ella, sin embargo, solemos dividir esta totalidad, bien sea a través del conflicto o de la falta de comprensión, ante el hecho de que todo se debe sumar para que fluya armoniosamente.

Vivimos llenos de pensamientos, preocupaciones que provienen de conflictos y que derivan en más conflicto, angustias, ilusiones, anhelos e impotencia ante circunstancias que se nos escapan de las manos, así vamos aislando cada espacio, los conflictos laborales, la situación familiar, los momentos de esparcimiento…y cualquier otro escenario que sumemos a nuestra vida.

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla. Gabriel García Márquez

 

Además curiosamente deseamos que nada se toque, que no se conecten, que no exista un vínculo entre cada espacio que desarrollamos en nuestra vida. Ocurre que más allá de que cada momento deba tener su justa atención y manejo, más allá de que deseemos que se nos respete el espacio y privacidad de nuestra vida, que el trabajo no nos arrope, que ciertos amigos se mantengan al margen, toda una serie de argumentos que son muy válidos ciertamente, debemos entender que únicamente engranando cada parte de nuestra vida, nos daremos cuenta del origen de nuestro verdadero conflicto.

Cada acción y cada decisión que tomamos en nuestro camino, tiene consecuencias directas e indirectas en esas divisiones de nuestra vida, en esa fragmentación que solemos enaltecer, como si realmente viviéremos varias vidas, no existe la consciencia de que vivimos una vida en este justo momento, en la cual evidentemente jugamos distintos roles, pero sigue siendo parte de la misma vida, esos roles no nos abstraen del resto.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. Facundo Cabral

Logrando asimilar el hecho de que todo va unido, es uno, es un total, es único, podremos aprender a mantener un equilibrio armónico en cada espacio de nuestra vida y especialmente a entender que van atados, que son parte uno del otro, que quienes somos no puede ir sujeto al escenario que nos toca asumir, por el contrario, ese escenario debe ajustarse a tu verdadera esencia, a ese ser que eres, único en voluntad y en demostración de vida, que no está dividido ni separado de nada en su vida y que no cambia la cara cada vez que debe asumir un rol.

La entereza en la vida en ciertas maneras puede cerrar muchas puertas, pero de seguro abrirá las mejores, logrando mantener ese estado de totalidad en nuestra vida, sumando e integrando cada espacio en su esencia, podemos visualizar todo en un solo pensamiento, sin necesidad de etiquetar las cosas, las personas o los hechos, todos somos parte de esa unidad.

Abre tus ojos, mira dentro. ¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo?. Bob Marley

 

Fragmentar la vida es una elección, lastimosamente de casi todos los seres de este mundo, sin embargo, quienes logran percatarse de que no existe tal división, mas que en nuestra mente y en nuestros pensamientos, pueden hallar una paz refrescante para seguir siempre adelante en equilibrio y armonía con este grandioso universo.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda