La vida es como las naranjas, hay que sacarles el jugo a tiempo

En la vida hay tiempo para todo, tenemos un momento para cada cosa, para vivir intensamente, para ser pura felicidad e inocencia, para tomar decisiones, para amar, para divertirnos, para madurar, sea como sea, todos tenemos la oportunidad de la vida, simplemente cada quien decide la manera en la que vive esa vida.

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años. Abraham Lincoln

 

infancia

Encontramos la etapa de la educación, esa en la cual pasamos por la infancia, por todo el período escolar y por todas esas vivencias que anteceden la edad adulta, luego la etapa de la fuerza si se quiere, donde la mayoría de las personas logran sus éxitos, forman familia, tienen hijos, se consolidan profesionalmente o laboralmente y cualquier otra experiencia que represente los grandes logros que marcan la vida, no importa la índole del mismo, y por último, la etapa de la sensatez, donde simplemente nos dedicamos a nosotros, donde llega la tranquilidad y la serenidad de lo cumplido…

Muchas veces solemos invertir las etapas, por las razones que sean , muchas personas las saltan, las combinan, las adelantan o las retroceden, vemos entonces madres solteras ocupadas de sus pequeños, adultos realizando etapas de educación porque fue la oportunidad que se presentó, personas mayores trabajando duramente para poder mantenerse aún después de tantos años de trabajo, familias desmembradas porque se pretende vivir etapa de adolescencia cuando la familia demanda otras necesidades, cualquiera sea la razón, es importante sacar el jugo a la vida en su justo momento.

familia

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único. Agatha Christie

 

No se trata de juzgar las decisiones de cada quien, evidentemente no a todos les llegan las oportunidades en el momento esperado o deseado y cada quien va asumiendo su vida, sus obstáculos, sus roles y sus decisiones como considera correcto o sencillamente como fluye, se trata de poder aprovechar al máximo esa oportunidad sin descuidar nada más, sin ir en detrimento de nadie, sin perjudicar otros espacios de la vida.

Saber apreciar el momento para cada cosa, nos revelará la simplicidad de sentirse bien, conformes, realizados y sin angustias por el tiempo pasado o por lo que pensamos haber perdido, habremos comprendido que cada día fue una jugosa oportunidad de vivir, de ser, de crecer y de amar, para ello debemos estar atentos a nuestra propia vida, saber reconocer nuestras necesidades, nuestros defectos, nuestras virtudes y no vivir en una lucha constante contra nosotros mismos, se trata más bien de experimentar, dejar fluir y poder aceptar lo que ocurre.

sensatez

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. Oscar Wilde

 

Disfrutar el sabor de la vida, va ligado necesariamente a cada etapa de ella, a nuestra capacidad física y emocional para dar lo mejor en el momento justo, evidentemente un padre de 20 años no tiene la misma resistencia física de uno de 45 años, ni un padre de 25 años tiene la misma sabiduría de uno de 50 años, lo mismo pasa en el ámbito laboral con la experiencia y la creatividad, en los deportes, en la vida social y de constante juerga, es cuestión de ser sensatos, de reconocer y saber hacer las cosas oportunamente, siempre hay vida por delante, pero hay que saber sacarle el jugo en su justo momento.

Disfruta cada etapa, se sabio en ti mismo, ama sin ataduras y asume cada momento de tu vida como la oportunidad precisa, así sabrás cuando la serenidad llegue a tu vida, que no te quedó nada pendiente…

 

También te invitamos a visitar:

Las segundas oportunidades son solo la esperanza de que las cosas cambiarán…

Ocho actitudes que conducen al desamor: Riesgo de oportunidades perdidas

Este corto te hará pensar en el destino y sus oportunidades

“Aprovecha las oportunidades que la vida te presenta, aprovéchalas todas porque …