RINCÓN del TIBET

El resultado del maltrato sostenido, es la pasividad

maltrato

La pasividad resultado del maltrato sostenido

Le maltrato o vulneración de la integridad de una persona es una de las peores agresiones de las cuales se puede ser víctima. Cuando hablamos de maltrato sostenido, nos referimos a ese que se presenta de manera continua, en el cual la persona que sufre el maltrato está expuesta constantemente al agresor y la situación se ha hecho tan compleja que no se encuentra de manera evidente una salida.

La persona que es víctima de maltratos y cae en una situación crónica, pasa por varias etapas, la decepción, la negación, la resistencia y por último manifiesta un estado de pasividad o de indefensión ante la víctima, donde ya no puede responder, ni evitar el maltrato, inclusive puede estar tan manipulada y su autoestima tan atacada que puede sentirse merecedora de cualquier acto que atente contra su tranquilidad emocional e inclusive su integridad física.

Evidentemente este tipo de situaciones generan muchos menos daños cuando son controladas a tiempo, cuando se decide alejarse de la persona maltratadora o se pacta entre ambos tomar medidas que ayuden a controlar la situación.

El problema normalmente con la violencia, es que no se presenta de manera repentina, aunque hay personas que manifiestan conductas agresivas, déspotas, humillantes desde un principio, lo que permite tomar acciones tempranas, lo común es que el maltratador se muestre de a poco, que vaya aumentando sus dosis y vaya aplicando la diversificación, llegando a niveles inimaginables. Mientras esto se desarrolla, la víctima sufre un proceso de desgaste en donde sus fuerzas y energías merman, comienza a culpabilizarse por no saber salir de la situación y se siente aún más frustrada.

Una persona violenta o maltratadora en cualquiera de sus formas por lo general lleva consigo complejos que no ha podido superar, traumas asociados a su modelo de crianza o alguna experiencia que la haya marcado de manera negativa y mientras esa persona no se concientice de su problema, deje de encontrar excusas, deje de delegar la responsabilidad de su vida, no podrá tener cambios que mejoren la interacción con otros, algunos de los maltratadores solo lo son con personas específicas, mientras que otros, tienen un abanico más amplio de víctimas.

La pasividad de la víctima se da bien sea por evitar conflictos, que siempre el agresor podrá ubicar, por cansancio o por desgaste interior, donde las ganas, la ilusión, el amor propio y el mismo propósito de vida se encuentra tambaleando.

No debemos permitir que nadie nos robe la vida, ni nuestra sonrisa, somos más fuertes de lo que pensamos, sin miedo hay que saber darle fin a una situación, no importa si lo consideramos temprano o tarde, siempre abrir los ojos y utilizar todos los recursos que podamos para preservar nuestra integridad y nuestra paz, será retribuido beneficiosamente a nuestra vida.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda