RINCÓN del TIBET

Huye de las personas que apagan tu sonrisa

Huye de las personas que apagan tu sonrisa

A lo largo de la vida nos cruzamos con un incontable número de personas, de algunas de ellas no recordamos ni el nombre, mientras que otras pueden pasar muchas estaciones cerca de nosotros. Muchas veces ocurre que nuestro criterio de selección o bien por vínculos naturales nos vemos expuestos a interactuar y muchas veces convivir con personas que nos restan energía, que por una u otra causa nos amargan la existencia y hacen que nuestro brillo se apague poco a poco.

Algunas veces podemos hacer frente a personas que resultan tóxicas a nuestras vidas, con nuestra mejor cara y la mayor disposición de que no nos afecten negativamente, manteniendo en pie el optimismo, las ganas de irradiar felicidad y sobre todo la determinación de que nuestra felicidad no dependa de nadie.

Sin embargo, no siempre tendremos esa capacidad de respuesta, algunos días para nosotros no tendrán la misma energía y tener a personas que nos restan alrededor será poco manejable y éstas paulatinamente pueden ir apagando nuestro espíritu sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Cuántas veces no ocurre que nos vemos al espejo sin podernos reconocer, con una tristeza que solo nuestro ojos pueden reflejar, cuántas veces no necesitamos apoyarnos en la gente que nos rodea para poder subir nuestro ánimo y lo que encontramos es que justo esas personas son las que nos han llevado a sentirnos de una determinada manera.

Los ladrones de energía se van colando en nuestra vida hasta y si no somos capaces de tomar medidas tempranas, puede ser que les demos el poder de que afecten nuestra vida y hagan de ella un limón amargo. Estas personas son especialistas en arruinar momentos, inclusive aquellos que para nosotros son importantes, siempre tienen una excusa, un mecanismo para hacernos sentir mal… Los mecanismos pueden ser muy variados, incluyen ataques directos, malestar físico o emocional que deban manifestar, reclamos extemporáneos o hasta un “sencillo e inofensivo” comentario que saben que tendrán en nosotros el efecto deseado.

Algunas veces estas personas alegarán que nosotros somos los del problema, cosa que es totalmente cierta, porque en definitiva somos quienes le permitimos estar cerca y afectarnos de formas determinadas, sin embargo ellas no lo dirán en este sentido, sino que justificarán nuestra amargura de mil maneras que no tengan nada que ver con ellas… El mayor reconocimiento será excusado con que ha sido sin la menor intención.

Si tienes en tu entorno personas que están apagando tu sonrisa, piensa en los mecanismos que puedas emplear para  restarle el poder que le has otorgado, aunque esto implique huir de estas personas.

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda