Hazle saber a tus hijos que en el mundo reina el amor y no el miedo

La crianza puede ser sin duda uno de los temas más debatidos, cosa que resulta hoy en día beneficiosa, porque da la posibilidad de intercambiar criterios al respecto, mientras hace algunas décadas, se daba todo por sentado y el protagonista de la historia era el control que cada padre lograba tener sobre sus hijos.

Actualmente, aún sin haber recibido necesariamente la mejor crianza, podemos tener acceso a informarnos de qué técnicas son mejores para formar personas. Si nos detenemos un momento a pensar en lo profundo de la responsabilidad, probablemente nos quedemos paralizados al menos por un momento, pero es crucial entender que eso es lo que hacemos los padres, maestros y cualquier otra persona vinculada al desarrollo de un niño, formar a un individuo… con cuáles bases lo haremos, depende de cada quien.

niños-en-globo

Una buena crianza debe medirse por los parámetros correctos, que muchas veces no resultan los prioritarios:

La felicidad del niño: Este es el fin principal de una buena crianza, la verdadera felicidad la obtienen quienes están emocionalmente equilibrados, que saben que cuentan con el amor incondicional y la protección de sus padres y que van desarrollando dentro de sí todos los recursos para manejar las diversas situaciones que se le presenten a lo largo de su vida. Un niño no viene a competir, ni a demostrarle a alguien que es mejor en algún ámbito, viene a aprender desde el amor, a relacionarse de manera armoniosa, a descubrir sus pasiones, a conocerse y especialmente a ser feliz.

Libertad para descubrir lo que quiere y no adaptarse a lo que quieren los demás: Los niños tienen contenido propio, como todos los seres humanos, tienen talentos, tienen sueños, tienen habilidades, todos son brillantes. Forzarlos a tomar un camino es cortarle las alas, debemos aprender a establecer límites en cuanto a la guía que le brindamos, diferenciándola de la imposición o manipulación. Si enseñamos a los niños a pensar y no qué pensar, les estaremos dando las herramientas que los harán triunfar en lo que quieran.

Mi Niño Interior

La seguridad y la confianza que se desarrolla en el niño: Un niño debe ser respetado desde que existe, y en él se debe fomentar la seguridad y la confianza en sí mismo, con la finalidad de que sepan enfrentar sus miedos a lo largo de la vida y actuar a pesar de ellos, que no sean personas sumisas, que no acaten órdenes, porque la vida no es un cuartel y cada persona debe crecer conociendo su poder de decisión.

El tiempo que se le dedica: El amor y el tiempo son los mejores regalos que se le pueden ofrecer a un niño, muchas veces llenamos espacios con cosas materiales, estamos tan cansados que preferimos que los niños jueguen un videojuego con tal de que no nos interrumpan los pocos minutos que tenemos disponibles. Pero debemos considerar que ésta es la mejor inversión, establecer una buena comunicación, entender su mini mundo, saber cómo piensa y qué ha aprendido, los hace sentirse importantes y nos permite preparar el terreno donde queremos jugar mañana.

padre-e-hijo-en-una-colina-al-amanecer

La tolerancia: Debemos recordar siempre que nosotros somos los adultos, que ellos son niños, formándose, aprendiendo a conocer y manejar sus emociones, reprimirlos solo le hará daño. Entendámonos como cuidadores y observemos que cuando reprendemos a un niño, no se trata tanto de lo que haya hecho el niño, sino cómo nos sentimos nosotros o bien qué personas están observando nuestro desempeño como padres. No tengamos prejuicios con abrazar y soportar a un pequeño en medio de una pataleta, vayamos a arrullarlo cuando se despierte de madrugada, tengamos paciencia cuando pinte las paredes, son niños y están aprendiendo, si enseñamos desde el amor y la paciencia, los resultados serán maravillosos.

La transmisión de información vital: Muchas veces creemos que como están pequeños, los niños no son capaces de entender cosas importantes, pero lo que debemos hacer es adaptar nuestras explicaciones a sus capacidades. Inculcarle el agradecimiento, la educación, el orden, el amor por la vida, por los animales, por el planeta, el respeto por los mayores, una guía de soporte espiritual, el disculparse cuando no hacemos las cosas de la mejor manera y cualquier otra cosa que consideremos de interés e importancia para lo que será su vida.

Madre-abrazando-a-su-hijo

Evidentemente, el amor: La mayoría de sus padres ama a sus hijos, inclusive más que a nadie en la vida, sin embargo, esto no es garantía de hacer las mejores cosas por ellos. Siempre podemos equivocarnos, pero cuando actuamos realmente desde el corazón, escuchando nuestra intuición, prestándole atención a nuestros instintos, será más complicado que las cosas salgan mal.

Hablemos desde el amor, aun cuando estemos molestos, dejando atrás los patrones de imposición, autoritarismo y el respeto ganado en el marco del miedo, actuemos desde el amor, aunque estemos cansados y nos sintamos agobiados, cuestionemos todo aquello que los intimide, que los acobarde y que por sentido común resulte dañino para ellos a lo pargo de sus vidas. Esos pequeños merecen un esfuerzo y cuando se hace desde el corazón resulta el esfuerzo que con mayor gusto hagamos.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

 

Te invitamos a visitar:

Te invitamos a visitar:

Cuando la educación hace daño: madres tóxicas

Tres marcas de la infancia que duran para siempre

5 heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos

Y tú… qué quieres que tu hijo recuerde de ti?

x