Guardar silencio ante los abusos es una manera de complicidad…

La humanidad hoy día atraviesa por una serie de escenarios bastante dolorosos para muchos, al parecer, ese antiguo dicho de que “la hora más oscura de la noche es la que se encuentra más cerca de la luz”, parece aplicar para este planeta ahora más que nunca, cada día somos testigos de sucesos bastante aterradores, increíbles y escalofriantes en muchos espacios del mundo.

Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego. Mahatma Gandhi

 

sufrimiento

Lastimosamente, no podemos accionar ante todo, tampoco dejarnos arropar por tantas sensaciones que nos tocan cada que vez que leemos un titular o nos enteramos de algún triste suceso, pero si bien no podemos ser arrastrados por todo lo que ocurre, tampoco podemos caer en un nivel de apatía que envuelve a muchas personas hoy día, que por no quererse involucrar más de la cuenta, simplemente optan por guardar silencio ante los abusos.

No se trata de convertirnos en justicieros ni tratar de ser héroes, basta con tener la sensibilidad necesaria para ser compasivos y tener la suficiente entereza de no ser cómplices de los abusos a través del silencio, fingiendo no saber lo que ocurre, tratando de desviar nuestros pensamientos y distraer nuestra mente de la realidad, evidentemente no podemos tapar el sol con un dedo, pero si podemos tener la voluntad y la entereza de actuar cuando el momento lo reclama.

Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia. Mahatma Gandhi

 

solidaridad

Vemos mujeres, hombres, niños, atravesando situaciones que hoy día no tienen justificación alguna, no cuando estamos en un siglo de luz, no cuando la mayoría de las personas atraviesa un despertar que les ha liberado la conciencia, cuando las religiones ya no pueden atarnos, cuando la irracionalidad y la incoherencia comienza a estorbar, simplemente todos presentimos esa verdadera divinidad que nos llena de plenitud y para la cual dar cabida a los abusos y a los malos tratos, no tiene ningún asidero y solo depende de nuestro nivel de sensibilidad, solidarizarnos ante las verdaderas luchas.

Puede resultar bastante complicado para algunas personas darse cuenta de esto, cada quien defiende sus propios intereses, lucha por aquello que le ofrece un tanto de seguridad, de alguna manera el mundo se ha reducido y multiplicado en millones de espacios, donde cada quien pareciera tener una parcela individual, más sin embargo, existe una gran parte de la humanidad para quienes hoy día las fronteras se borran, donde ya no se puede ser extranjero en ninguna parte ni ajeno a ningún dolor, donde las penurias de unos son las dolencias de otros, donde ya no queda espacio para la apatía.

Para una persona no violenta, todo el mundo es su familia. Mahatma Gandhi

 

humanidad

¿Qué hacer con tantos sentimientos encontrados?…simplemente podemos comenzar por tratar de salir del aislamiento, de entender que esta humanidad va unida, que todos padecemos y atravesamos momentos dolorosos y que mantenernos ajenos a los problemas y a los abusos que ocurren frente a nuestros ojos, no nos hará mejores personas, que si bien debemos tener prudencia, existen muchas maneras hoy día de romper el silencio sin necesidad de exponernos, ni exponer nuestra propia seguridad, que siempre alguien te agradecerá.

No es justo esperar vivirlo para poder compadecer a los demás… es un tema de amor y de consideración al otro, a ese ser que siempre amanece en el mismo planeta y que al igual que todos está lleno de sueños y de ilusiones que muchas veces, sino en su mayoría, terminan desechados…

Reacciona ante la indolencia, jamás te hagas parte de ella…

 

También te invitamos a visitar:

La solidaridad, un idioma conocido por todos… pero hablado por pocos.

Ningún maltrato a un niño, por inofensivo que parezca se puede justificar

Existen dos tipos de personas, las que se elevan y las que se inclinan

Hay maltratos que no dejan heridas en la piel, sino en el alma