RINCÓN del TIBET

Es en los momentos de decisión cuando se forma tu destino

Es en los momentos de decisión cuando se forma tu destino

Realmente no podemos decir si sería más agradable o menos agradable, tener todos los caminos labrados en nuestra vida, que los obstáculos pasen por nuestro lado y no causen mayor estragos en nuestro camino, que siempre se presenten claras, amenas y precisas las oportunidades y que seamos especialmente certeros, en todo lo que elegimos y decidimos en nuestra vida.

Aunque no nos demos cuenta, la vida está llena de decisiones, cada día, día a día  cada segundo, cada momento, implica una decisión por sencilla o difícil que parezca, vivimos constantemente negociando estrategias y alternativas, para progresar en nuestro camino y las decisiones, son parte importante de nuestro futuro inmediato, de nuestro presente y de nuestro momento.

Gran parte de lo que vivimos sino en su mayoría, obedece a las decisiones que tomamos y aunque muchas veces, quisiéramos no tener que tomar grandes decisiones, trascendentales o difíciles, son precisamente estas decisiones,  las que marcan los grandes cambios, las transformaciones y los avances en nuestra vida.

En cualquier momento de decisión, lo mejor que puedes hacer es lo correcto, la mejor cosa siguiente es lo incorrecto y lo peor que puedes hacer es nada. Theodore Roosevelt

Decidirse por una carrera, decidir ser padre o madre, comprar esa vivienda, mudarse de país, formar una familia, casarse o divorciarse, siempre son decisiones trascendentales, decisiones que de alguna manera, condicionarán nuestro porvenir y que aunque pensemos y esperemos zafarnos de muchas de ellas, es prácticamente imposible no formar parte de tu propia vida y las decisiones son eso, gran parte de la vida.

Debemos asumir nuestro protagonismo en nuestra propia vida, no podemos delegar constantemente las elecciones que nos corresponden a alguien más, aunque en muchas oportunidades resulta sabio dejar que los demás decidan, cada elección que no hacemos la hará alguien más y lejos de pensar que nos ahorramos un problema, en sencillamente una actitud ante la vida, podemos definirnos como capaces o no de llevar las riendas de nuestro destino.

No temas decidir en tu vida, afronta las circunstancias y no temas al error, la experiencia de hoy es conciencia de mañana y nada podemos hacer o elegir en nuestro camino que no represente un aprendizaje, las decisiones más sencillas no requieren mayo ansiedad, sin embargo, cuando aparecen esas grandes elecciones que por lo general vienen acompañadas de cortos períodos de tiempo, más vale tener la voluntad y entereza de percibirlas, para que no quede únicamente el sabor de no haber tenido el ímpetu de decidir sobre tu propia vida.

El riesgo de una decisión incorrecta es preferible al terror de la indecisión. Maimonides

 

Los cambios y las vivencias que se ocultan tras las grandes decisiones, solo podremos saberlas una vez que las asumimos, si generalmente preferimos no arriesgar, de seguro tendremos mucho menos que perder, pero tampoco seremos muy ganadores en esta lucha de la vida, la valentía es parte importante de tu postura ante la vida, de ti solo depende cambiar tu situación o sencillamente aceptarla, sin quejas ni lamentos y especialmente sin poder saber, para bien o para mal, de lo que puedas perderte…

 

también te invitamos a visitar:

Que difícil es decidir cuando tu mente …

Hay días en los que tendrás que decidir entre agradarle a la gente o agradarte a ti

Estás en todo tu derecho de decidir no ser madre

Cualquier cosa que te cueste tu paz, es demasiado cara

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda