RINCÓN del TIBET

El síndrome de Peter Pan y Wendy

El síndrome de Peter Pan y Wendy

Seguramente hayas oído alguna vez hablar del síndrome de Peter Pan, pero ¿y el síndrome de Wendy? Este segundo quizás sea el más desconocido. Si alguien te ha dicho alguna vez que padeces alguno de estos dos síndromes o te lo han dicho de broma, hoy descubrirás qué quieren decir exactamente.

Desde luego, en un primer momento podemos pensar en ellos como en algo positivo, siempre y cuando la gente se vea como Peter Pan o Wendy ¿qué problema puede haber? Descubrirás que no solo pueden causar un problema en el ámbito de las relaciones, sino que les causará una especie de bloqueo interno a la hora de adquirir responsabilidades y superar retos.

Escuché mi nombre asociado con el síndrome de Peter Pan más de una vez. Pero realmente, ¿qué hay de malo en Peter Pan? Peter Pan vuela. Es una metáfora de los sueños y la fe.

-Mark Burnett-

El síndrome de Peter Pan

Si te han dicho alguna vez que tenías el síndrome de Peter Pan, quizás no te haga ninguna gracia saber su significado. Normalmente, las personas con este síndrome se caracterizan por una gran inmadurez emocional. Son personas que renuncian a la madurez, se sienten como niños y así actúan.

Las personas que suelen padecer este síndrome son egocéntricas, narcisistas, rebeldes, huyen del compromiso y no quieren asumir responsabilidades. En un primer momento, suelen ser personas muy dinámicas, divertidas, cuyo mote será “el alma de la fiesta”. Pero, tarde o temprano cansan. Ya que se toman su vida, en todos los sentidos, como si fuesen verdaderos niños.

Este síndrome puede ser detectado a cualquier edad, pues no tiene límites. Pero, no todo es positivo para las personas que viven como el propio Peter Pan, ya que son muy propensas a desarrollar estados de ansiedad, de tristeza y depresión. Aunque no lo parezca su autoestima es muy baja y se sienten muy poco realizados, pues no logran asumir responsabilidades ni lograr sus sueños.

El síndrome de Peter Pan suele estar más presente en los hombres que en las mujeres, aunque es cierto que algunas sí lo presentan. Eso sí, detrás de todo Peter Pan hay una Wendy. ¿Quieres conocerla?

Entonces creces y te das cuenta de por qué Peter Pan no quería crecer.

-Anónimo-

El síndrome de Wendy

El síndrome de Wendy es algo opuesto al síndrome de Peter Pan. Este síndrome afecta, mayoritariamente, a las mujeres. A estas mujeres se les denomina “madres de sus parejas” pues se preocupan en exceso por el bienestar de los demás. Por eso, seguramente, su pareja sea un Peter Pan.

Este síndrome hace que la persona que lo padece viva por y para los demás. Esto viene dado por sentimientos de inseguridad, de inferioridad, miedo al rechazo o al abandono… Por eso, perdonan y justifican todo. Desde luego, la infancia tiene mucho que ver en esto. Cómo te han criado, el apego, van a influir considerablemente en el desarrollo de este síndrome.

Me tomó muchos años para salir. Definitivamente soy un poco Peter Pan, reacio a crecer. Todo parecía muy bien en casa, ¿por qué cambiarlo? Una parte de mí preferiría no tener ningún tipo de responsabilidad.

-Helena Bonham Carter-

Ambos síndromes se complementan. Peter Pan necesita de Wendy y Wendy necesita un Peter Pan. Quizás quien tuvo una infancia muy feliz quiera continuar en ese estado ideal… mientras que alguien que ha estado realmente apegado y sobreprotegido necesita vivir por y para los demás.

Curiosamente, estas personas tienen muchas inseguridades y frustraciones. Aunque parezcan aparentemente felices, uno en su mundo infantil y el otro en su mundo de madres que en realidad no lo son. ¿El problema? Viene de la infancia que marcará el día de mañana de todo ser humano.

Todo lo que te ocurra en la infancia te causará traumas, miedos, problemas, que pueden originar este tipo de síndromes. Lo peor de todo es que no seas consciente de que sufres este síndrome, pues si eres consciente de ello es mucho más fácil tratarlo y encontrarle una solución. Pero, si te niegas rotundamente a que sufres de alguno de estos dos síndromes probablemente vivirás toda tu vida con ellos.

Los niños que crecen envueltos en afecto, sonríen más y son más amables. Generalmente, son más equilibrados.

-Dalai Lama-

Debemos proveer a nuestros hijos de aquello que les haga sobrevivir en este mundo de la mejor manera el día de mañana. Ponérselo todo fácil no está bien, por eso es necesario que desde muy temprana edad aprendan lo que es el valor del esfuerzo, a adquirir responsabilidades, a aprender a tolerar la frustración, etcétera.

Esto, aunque parezca difícil, la verdad es que les ayudará mucho el día de mañana y les beneficiará para poder escapar de este tipo de síndromes que les provocará muchos más problemas de lo que parece. Ellos no podrán escapar de ellos sin ayuda. Estos síndromes los perseguirán y no sabrán qué hacer hasta que logren superarlo con ayuda.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda