El amor está en los pequeños detalles

El amor está en las pequeñas cosas, en los detalles diarios, en los te quieros, en las cosas “sin importancia”, en los besos en la frente, en los abrazos que hacen que las tristezas y los miedos se caigan, esos que recomponen nuestras partes rotas.

Las ilusiones compartidas, las noches abrazados, las rutinas, los ratos muertos planeando tonterías… Sin todas estas cosas el amor no sería amor, sería la nada. Y, sin nada, no podemos vivir.

Porque el amor no se compone de felicidad, sino de de estabilidad… Es por eso que dicen que solo logramos grandes cosas cuando hacemos algo pequeño de manera constante. Así, sin enterarnos y sin ofrecerle demasiada relevancia.

El artista Puuung nos ha ilustrado estos momentos en la vida cotidiana, dejando patente que lo maravilloso de vivir amando es poder apreciar los más íntimos y pequeños detalles. Son esos instantes los que están llenos de magia y nos reconfortan cada día.

Y es que, el amor, no necesita ser comprendido, sino demostrado…

1

 

 

 

 

 

2

La verdadera grandeza consiste en ser grandioso en las pequeñas cosas

4

El amor es algo con lo que todos podemos relacionarnos. Y el amor viene en gestos y detalles que en el día a día en ocasiones olvidamos.

Puuung

 

7

Solo los dos sabemos la falta que nos hacemos…

 

9

 

El amor es, sobre todo, un regalo propio.

Jean Anouihl

 

11

 

 

12

 

 

16

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porque sin buscarte te ando encontrando por todos lados, principalmente cuando abro los ojos.

 Julio Cortázar

 

18 17

 

Y compartir momentos de “no hacer nada y hacerlo todo…”

 

19

 

 

El amor es intensidad y por esto es una distensión del tiempo, estira los minutos y los alarga como siglos.

 Octavio Paz

 

22

 

El amor hace posible la paradoja de que dos puedan ser uno sin ser dejar de ser dos.

 

23

 

Te amo sin saber cómo, ni cuándo ni dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,

sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

Pablo Neruda