Deberíamos ser como elefantes …